ES NOTICIA EN ABC

Ana Rosa Quintana defiende las pseudoterapias: «La homeopatía y la acupuntura son ciencias milenarias»

La presentadora afirma en Telecinco que la última medida del Ejecutivo es «desproporcionada»

Ana Rosa Quintana, presentadora de «El programa de Ana Rosa»
Ana Rosa Quintana, presentadora de «El programa de Ana Rosa»
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

El Gobierno ha declarado la guerra a las pseudoterapias. Esta semana la ministra de Sanidad, María Luisa Carcedo, anunciaba que aquellos tratamientos sin aval científico tales como el reiki, la acupuntura o lahomeopatía no podrán realizarse en hospitales ni en ningún establecimiento sanitario. La decisión del Ejecutivo de Pedro Sánchez ha servido como tema de conversación en varias tertulias televisivas, en las que se ha debatido sobre la idoneidad o no de este tipo de tratamientos cuyos resultados jamás han sido respaldados por la ciencia.

«El Programa de Ana Rosa» se sumó esta semana también al debate sobre las pseudoterapias y su presentadora, la periodista Ana Rosa Quintana, no dudó en criticar a aquellos estafadores y curanderos que dicen tener en su mano la cura a enfermedades graves. La comunicadora, no obstante, se ha mostrado crítica con la medida del Gobierno, que ha considerado excesiva. Además, Ana Rosa Quintana ha definido que tanto la homeopatía como la acupuntura son «ciencias milenarias». «¿Vamos a meter en el mismo saco a un estafador que dice que cura el cáncer o el autismo con lejía de la homeopatía o la acupuntura, que son ciencias milenarias? A mí me parece que la acupuntura funciona y la homeopatía en muchos casos también», ha explicado Ana Rosa Quintana.

Son varias las ocasiones en que determinados programas de televisión han sido criticados por defender el uso de terapias alternativas. Ya en 2015, Televisión Española tuvo que desautorizar a su entonces presentadora, Mariló Montero, por afirmar en la cadena pública que oler limones podía prevenir el cáncer:

«Tenemos aquí un limón, igual lo tiene en casa, en la nevera o en un frutero, igual lo tienen encima de la mesa. Bueno, coja un limón o la naranja, Ahora acércelo a la nariz. Se puede oler. Si la aprieta un poquito sale ese aroma... se puede llenar toda la casa de aroma a limón, a cítrico. Bueno, pues... el aroma de limón puede prevenir el cáncer... Y luego les traeré, esto también huele a limón, son esencias. Veremos si también puede prevenir el cáncer oler un producto líquido de limón... ¿cómo se llama esto...?, un aceite esencial de limón, si es el mismo efecto anticancerígeno que la pieza de fruta.

También Javier Cárdenas, quien presentó «Hora Punta» en TVE, fue señalado por el mismo motivo. El comunicador, de hecho, recibió un escrito formal por parte de los comunicadores científicos reclamándole más rigor a la hora de tratar determinadas informaciones, como la importancia de la vacunación infantil:

«Podría contarle el inmenso trabajo y esfuerzo que supone convencer a unos padres con un hijo que padece un Trastorno del Espectro Autista que su patología nada tiene que ver con las vacunas; podría contarle el desgaste que nos supone a los miles de profesionales de la salud y científicos de este país, luchar contra los bulos y la desinformación, podría contarle incluso lo que supone ver morir a un niño (y a dos y a tres….) en apenas 24 horas por una sepsis meningocócica fulminante sin que puedas hacer nada porque la bacteria lo devora vivo delante de tus narices, podría compartir con usted la impotencia de decirle a unos padres que su hijo se ha muerto por varicela, sí, por varicela esa enfermedad que todos hemos pasado y que “nunca pasa nada”, dejémoslo en casi nunca; podría contarle también el devastador brote de sarampión que estamos sufriendo en Europa con miles de niños afectados, la mayoría de ellos no vacunados y las docenas de muertes que ya van registradas en Rumanía, Italia y en nuestro país vecino, Portugal…», escribió una reputada pediatra al presentador para explicarle así la gravedad de unas declaraciones en las que relacionaba las vacunas con el autismo.