Es Noticia

Rosa María Mateo comparece en el Congreso: «Para mí purga es dictadura, en lugar de eso quiero hablar de ceses y cambios»

La administradora temporal de TVE responde a las preguntas sobre los nombramientos y ceses en el ente público

Rosa María Mateo, en una imagen de archivo - ABC
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

Rosa María Mateo, administradora temporal de RTVE, llegó ayer a primera hora al Congreso escoltada por María Escario (directora de comunicación) y Elena Sánchez (secretaria general) para enfrentarse por primera vez a las preguntas de diputados y senadores. En una tensa comisión de más de cuatro horas, «purga» fue sin duda la palabra más repetida en la sala Cánovas.

La pronunció por primera vez Mateo al principio de su comparecencia para expresar su desacuerdo con el concepto: «Para mí la palabra purga significa gulag, estalinismo, nazismo, fascismo, franquismo, pinochetismo, campos de concentración, abuso de poder y dictadura. En lugar de purga quiero hablarles de ceses y cambios, que he hecho siguiendo únicamente criterios profesionales, porque no tolero que se ponga una cruz a nadie por su creencia, raza o ideología». «No me importa a quién votan los profesionales de RTVE ni de quién son amigos», añadió la expresentadora de «Informe semanal».

En los distintos turnos de réplica, Mateo puntualizó que ha sustituido a 38 de los 168 cargos directivos (rango equivalente o superior al de jefe de área en informativos) que había a su llegada. «He mantenido al 80%», insistió, así como a Toni Sevilla, director de Contenidos, y a Eladio Jareño, director de TVE. Incluso, se defendió, estos cambios –que se han contabilizado de distintas formas– han llevado a promociones como la de Raúl Heitzmann, anterior jefe de España y ahora director de Informativos en RNE.

Sí reconoció que el área que más ha tocado han sido los telediarios, donde «se ha prescindido de dos personas contratadas y se ha relevado a 25 cargos, todos con un destino de acuerdo con su cualificación profesional». «Además, mantienen la remuneración extra de sus cargos, cerca de un 40% de su sueldo. En total, muchos cobran entre 65.000 y 70.000 euros brutos anuales. ¿Esto es desconsideración?», alegó dirigiéndose a los representantes de la formación azul, que la acusaron de aferrarse a las tesis del Consejo de Informativos sobre la manipulación en la etapa anterior.

Entre los diputados populares, «purga» también fue «trending topic». «Ha sido brutal, feroz, desconsiderada y sin ninguna justificación. Con un concurso público en marcha, se ha provocado un aluvión de ceses con aire de revancha, un baile desaforado de sillas y una persecución implacable», reivindicó Ramón Moreno, portavoz del PP.

«Ni podemita ni socialista»

En las sucesivas preguntas, los populares también pidieron a Mateo explicaciones sobre los criterios seguidos en los telediarios, que «han dejado de ser los favoritos del público». «No recibo órdenes, ni ha ocurrido ni va a ocurrir nunca», sentenció. «Respeto a mis compañeros y sé lo mal que sienta que te den órdenes en los informativos. Trabajo casi 12 horas diarias y no me da tiempo a ver los telediarios».

Entonces, Mateo, novata en el protocolo parlamentario, dejó de lado sus papeles y realizó su alegato más vehemente: «Miren, yo vengo aquí a decir la verdad, y cuando digo que soy independiente es porque lo soy», afirmó, acusando a todos los grupos de que «solo les interesa RTVE cuando pueden controlarla». «No soy partidista, aunque podría serlo como ciudadana. Creo en la independencia, no tengo argumentario, ni recibo telefonazos. No soy podemita ni socialista, soy una ciudadana que cree en la libertad», subrayó indignada.

Feliz en su jardín

Otro asunto recurrente en las distintas comparecencias fue el concurso público. A derecha e izquierda, prácticamente todos los partidos denunciaron el «retraso» o funcionamiento del proceso que debe designar al futuro consejo de administración. «Siento, en su opinión, haber perdido mi prestigio en un mes, yo era feliz cultivando mi jardín antes de venir a enfrentarme con ustedes», concluyó. «Espero que mi cargo dure el menor tiempo posible, porque me dijeron que duraría dos meses y va para más largo, lo cual me preocupa», explicó, manifestando su deseo de que se resuelva el concurso cuanto antes. La periodista también sacó a relucir su retranca cuando habló de «14 de abril. La República» y otras series guardadas desde hace tiempo. «Mi obligación era visionarlas y lo hice. Algunas son flojas y han sufrido el paso del tiempo. A mí, “La República” me parece un culebrón que ocurre en ese periodo, pero los ciudadanos tienen derecho a verlo», concluyó.