ES NOTICIA EN ABC
Ven a cenar conmigo: Gourmet Edition

Rosa López y su escepticismo hacia el amor: «Es preferible estarse quieta, pues a saber si te van a pegar una enfermedad»

Este martes se emitió en Telecinco una nueva entrega de «Ven a cenar conmigo: Gourmet Edition»

TELECINCO
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

Este martes empezó en Telecinco una nueva entrega de «Ven a cenar conmigo, Gourmet Edition» después de que la anterior edición, en la que participaron Loles León, Irma Soriano, Rosa Benito y Belinda Washington, culminase con excelentes datos de audiencia. Esta nueva edició convocó a Raquel Mosquera, Rosa López, Aless Gibaja, Francisco González y Laura Matamoros.

En esta primera entrega le tocó a Raquel Mosquera ejerció de anfitriona y tratar de conquistar el paladar de sus invitados. «Cocinando soy un poco cortita», reconoció la peluquera más famosa de la televisión, «pero me voy a entregar a tope con el menú». Su propuesta gastronómica estuvo compuesta por el entrante «Resucitando que vienen dando», un consomé elaborado con huesos de jamón, pollo de corral y pastilla de caldo; como plato principal sirvió unos «Bailarines en el mar», pasta con merluza y una agradecida cantidad de moluscos; y, para cerrar la cena, preparó para sus comensales «La dama y el vagabundo», un postre de torrijas con helado de vainilla.

La primera en presentarse después de la anfitriona fue «Rosa de España»: «Tego ya 38 años y en mi vida soy muy artista. Llevo cantando desde los 13 años». Contó también que «el deporte me cambió la vida» y que desde hace unos años «soy vegana, por lo que no voy a probar la carne ni el pescado».

En segundo lugar se presentó Laura Motomoros, de 26 años: «Se puede decir que soy influencer, que va de influenciar a la gente con cosas tuyas. Eso sí, yo no sé posar y mi día a día es muy natural, pero soy profesional». Luego llegó echándose piropos a sí mismo Francisco González: «Soy fantástico y tengo tanto éxito acumulado...He grabado unas 250 canciones y me acuerdo de todas. Soy mágico y también soy competitivo porque me encanta medirme con otros». El último del grupo era Aless Gibaja, influencer de 33 años: «Soy superoptimista y saco el lado bueno de donde no lo hay. El unicornio es mi seña de identidad. Pero no soy perfecto porque soy influencer».

Los comensales fueron llegando a casa de Mosquera sin saber quién iba a darles de cenar ni con quién iban a compartir mesa. La anfitriona y Fran ya se conocían por haber participado en la misma edición de «Supervivientes», donde tuvieron no pocos malentendidos. No obstante, todo aquella está ya superado y se saludaron cariñosamente.

La cena empezó con un aperitivo muy sencillo a base de jamón, queso y ensaladilla. Rosa tuvo que rechazar el jamón para no saltarse su dieta vegana. A Matamoros el aperitivo le pareció «muy fácil» y criticó a la anfitriona porque «no tenía ni un tenedor para comer la ensaladilla». La conversación trató sobre los temas habituales en este tipo de veladas, y los comensales empezaron comentando la decoración de casa de Mosquera. «Es como de los años 70», comentó Gibajja, y Fran replicó que eso era ser muy generoso: «Son como de película de Fernando y Esteso».

Luego hablaron sobre sus amoríos, un tema en el que Rosa se mostró de lo más escéptica: «Es preferible estarse quieta si te importa tu vida. Mejor tener amistades y tener experiencias, porque a saber si te pueden pegar una enfermedad». Con todo, aseguró que era «muy pasional cuando encuentro al hombre. Yo necesito que haya contacto físico y que me empotre contra la pared»

A todo esto Mosquera ya había sacado el consomé, que Rosa accedió a comer pese a ser vegana. «Comiendo ese consomé te veo cara de felicidad auqnue seas vegana», se alegró Raquel. «Llevo muchos años sin probar el pollo y lo he hecho porque te adoro», aseguró Rosa, «está delicioso este consomé».

A Gibaja le gustaron mucho todos los platos preparados por Mosquera, aunque el segundo le pareció «demasiado, too much. Y además llevaba pimiento, y eso es un punto menos». Matamoros fue la más crítica de todos, pues apenas comió ni bebió nada al margen de la torrija del psotre: «Me he quedado con hombre», se quejó.

A modo de fin de fiesta, Mosquera se puso a bailar canciones de Rafaela Carrá en el jardín de su casa. «¡Fan! ¡top!», exclamó Gibaja, «me ha parecido muy sexy y muy diva ver cómo se contoneaba». Llegó el momento de las puntuaciones y todos tuvieron que decírsela a la cara a la anfitriona. Rosa López le puso un 9, Aless Gibaja un 7, Francisco un 6 y Matamoros se quedó en el 4, por lo que en total sumó 26 puntos. «Pienso que tengo posibilidades de ganar», decía Mosquera muy ilusionada.