ES NOTICIA EN ABC
Ven a cenar conmigo: Gourmet Edition

Rosa Benito gana la edición más picante de «Ven a cenar conmigo: Gourmet Edition»

Las cuatro cenas estuvieron marcadas por las conversaciones subidas de tono entre las comensales

TELECINCO
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

Después de tres cenas que han dejado huella, este martes le tocó el turno a la cuarta y última velada de la presente edición de «Ven a cenar conmigo. Gourmet Edition». En esta entrega fue el turno de Belinda Washington para ejercer como anfitriona, que era muy consciente de que iba a ser una noche complicada después del altísimo nivel de las cenas de sus compañeras.

Belinda se decantó por un menú muy elaborado e inspirado en la cocina meditarránea. Primero preparó un entrante con crema de batata y milhoja de mango, foie y vinagreta de frambuesa; el plato fuerte era lubina con pisto; y un postre en dos partes con sopa de frutas y tarta de manzana. La cocinero se empleó al máximo en el cocinado y también cuidó todos los detalles del emplantado y la presentación. «Con hambre no se van a quedar», anunció Belinda.

Belinda se definió a sí misma como una mujer todoterreno que se atreve con todo lo que le echen y que, además, le gusta cocinar. Con su entrante «Akuna batata», que era una crema de batata al curry con gambón y una milhoja de mango, foie y vinagreta de frambuesa, sorprendió a sus invitadas nada más sentarse a la mesa. Como plato principal sirvió un «Abrázame» de lubina salvaje con pisto manchego; y como toque final puso «Multiorgasmos», una sopa fría de frutas con helado de yogur de arándano y tarta de manzana con granizado de pacharán. El nombre de este último plato sigue la línea picante y sexualizada que ha sido la habitual en las otras tres cenas.

Loles León, Rosa Benito e Irma Soriano llegaron a casa de la anfitriona con las expectativas muy altas. Primero apareció Irma Soriano y poco después lo hizo Rosa Benito, y ambas elogiaron la casa de la anfitriona y su buen gusto con la decoración. La última en picar al timbre fue Loles León, que trajo consigo su espíritu criticón: «La casa es pequeña y no tiene mucho jardín».

Tras tomar una copa de champán en el porche pasaron a la mesa, donde la Belinda sirvió su «Akuna batata». A Irma y a Rosa Benito les cautivó la receta, pero Loles León, aunque lo elogió a la cara de la cocinera, lo criticó en un aparte: «Me costó terminarlo porque es un poco fuerte para mí». No obstante, Belinda consiguió meterse en el bolsillo a León cuando sacó su plato hecho con foie: «Esto no es un 10, es un 20».

Las tres comensales se deshicieron en elogios hacia Belinda. «No sabéis lo felices que me estáis haciendo», les aseguró. Mientras que la anfitriona preparaba el segundo plato, las tres invitadas se levantaron para fisgar su casa. Para no romper la costumbre, las tres se tiraron en la cama de Belinda para probar su comodidad. Volvieron para probar la lubina, que fue el plato más flojo de la noche porque se le quedó un poco crudo.

Justo después empezaron, una vez más, a hablar sobre sexo: multiorgasmos, vaginas, clítoris...Loles León llevaba la voz cantante de la charla y aseguró que «el multiorgasmo está sobrevalorado». Belinda sacó su postre y empezaron a compararlo con experiencias sexuales. La anfitriona tenía preparado un cierre de fiesta a la altura, e invitó a Pilar Ordóñez para «ponerle el broche a esta noche tan sexual». Ella les enseñó sus succionadores de clítoris y todo tipo de juguetes eróticos, que se repartieron entre las cuatro.

Llego el turno de las votaciones y Loles León, la primera en puntuar, fue muy generosa: un 8. Rosa Benito le dio otro 8 e Irma Soriano hizo lo mismo. De este modo, Belinda Washington conseguía 24 puntos y obtenía el primer puesto. No obstante, Irma Soriano quiso hacer uso de su poder especial y darle dos puntos extra a una de sus compañeras, y eligió que fuera Rosa Benito. De este modo, Benito se convertía en la ganadora y se hacía con los 3000 euros de premio.