ES NOTICIA EN ABC

Una reportera de La Sexta es acosada en directo

Elisabeth López ha recibido un beso en la cabeza de un transeúnte y la Guardia Urbana le ha identificado

La reportera Elisabeth López después de sufrir el acoso en la conexión en «Más Vale Tarde» - ATRESMEDIA
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

La situación que viven las reporteras realizando su labor está en el ojo del huracán. Esta vez ha sido la reportera Elisabeth López, del programa de La Sexta «Más Vale Tarde» la que ha sido acosada durante una conexión en directo. La periodista se encontraba en el paseo marítimo de la playa de La Pineda, en Tarragona, para ofrecer la última hora de la situación meteorológica, cuando se ha encontrado con un hombre que la ha besado mientras hacía su trabajo.

«Ni Hilario ni yo nos hemos dado cuenta en el directo», decía José Yélamo al dar paso a su compañera situada a pie de playa. Entonces ha sido cuando la periodista ha contado en primera mano lo que le ha sucedido mientras trabajaba: «Como habéis visto yo estaba concentrada en el directo, en la información que estaba contando. A esta persona no le he visto y él ha considerado que era muy gracioso venir por detrás mío y darme un beso en la cabeza y después salir corriendo», expresó la joven.

Elisabeth López es conocedora que este tipo de hechos suelen suceder, por desgracia, con demasiada frecuencia. «Pues bien, esto es una situación a la que nos tenemos que encontrar pero que no es tolerable. La Guardia Urbana ha visto toda esta situación y lo que ha hecho es ir a buscar a esta persona e identificarle. Está claro que falta muchísimo respeto por parte de algunas personas, no solo en el ámbito de la comunicación, sino en todos los ámbitos».

En el momento en el que ha dado a conocer lo que ha sucedido, diferentes compañeros, como Ana Pastor le han mostrado públicamente su apoyo. A ella se ha sumado un numeroso número de twitteros, que han calificado al hombre de «imbécil».

El acoso a las reporteras

Este tipo de comportamientos hacia trabajadoras de televisión parece estar a la orden del día. Esta misma semana hemos conocido el episodio que tuvo que vivir una de las periodistas de La Sexta mientras utilizaba el transporte público. Lorena Baeza, habitual de «Al rojo vivo», se encontraba sentada en el metro cuando un hombre intentó hacerle una fotografía por debajo de la falda. Al descubrir sus intenciones, la periodista le recriminó su actitud y el acosador se marchó riéndose. «Recuerdo que se reía mucho a pesar de lo intolerable de su actitud machista», dijo en una entrevista.

Pero no han sido las únicas que han sufrido estas actitudes. El pasado Mundial de Rusia fueron protagonistas los inapropiados comportamientos de los aficionados con las periodistas que se encontraban contando lo que sucedía en la competición. María Gómez, la reportera de Mediaset España, decidió hacer un alegato en directo en defensa de todas sus compañeras que habían sufrido el acoso en la vía pública mientras realizaban su trabajo. Pocos días después fue la misma periodista de Mediaset la que sufrió en sus propias carnes lo que se sentía cuando un completo desconocido se acercaba de improvisto para intentar besarla. «Somos trabajadoras, no floreros. No estamos esperando besos que no pedimos. No somos "muñequitas" que estamos en la calle. Somos profesionales y pedimos, simplemente, respeto», dijo tajantemente en una conexión en BeMad durante el pasado Mundial.