ES NOTICIA EN ABC

El público alemán descubre en Letizia «una Reina de nuestro tiempo»

Varios espectadores comentan para ABC sus impresiones al ver el documental de la cadena pública ZDF

ZDF
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

«Una monarquía renovada para un nuevo tiempo». Estas palabras formaron parte del primer discurso de Felipe VI como Rey de España y se materializan día a día en la labor que realiza la Reina Leticia. Así lo afirma el documental emitido anoche por la segunda cadena de la televisión pública alemana ZDF, obra de una productora privada y lanzado en el tramo de máxima audiencia, bajo la dirección de la periodista Julio Melchior.

«Reina europea del siglo XXI, profesional, moderna y volcada en su trabajo», arrancaba el reportaje, perfilando una figura que sorprendía a los espectadores. «No imaginaba que trabajaba tan activamente en asuntos como la trata de personas, la prostitución forzada, la violencia de género y asuntos tan punteros como la digitalización y la globalización, la imaginaba más metida en su palacio y no sospechaba que tuviera un rol tan importante y activo», comenta Jan Bermer, un abogado austriaco que veía el documental junto con amigos suizos y alemanes en un hotel de Salzburgo.

Asuntos que en España resultarían seguramente más destacados, como la puntual imagen de tensión entre la Reina Letizia y la madre del Rey, imágenes que en nuestro país fueron comentadas y valoradas hasta la saciedad, pasan para los espectadores de habla alemana más desapercibidas. «A mí lo que más me ha llamado la atención es que tiene una agenda más parecida a la de una alta ejecutiva que a la de alguien de la realeza. Nos los imaginamos de cacería, en cenas de gala, pero a ella la hemos visto en su oficina, con su equipo», señala la suiza Ursula von Beyme, otra espectadora que reconoce que estas imágenes están modificando su forma de ver el papel de la reina.

El programa relata cómo la dedica el 20% de su tiempo a funciones de representación de la Corona, y el 80% restante a su propia agenda, y se elogia su grado de implicación en la promoción de causas concretas, en sanidad, alimentación, educación, juventud y mujer. También compara su actividad con la de reinas anteriores y constata cómo Letizia está haciendo evolucionar la institución al paso que marcan los tiempos. «Nosotros que vivimos en países que tiene la forma de república, pensamos a veces en la monarquía como algo de otro tiempo, pero la verdad es que, quizá debido al descrédito en el que están cayendo a menudo muchos políticos y líderes mundiales, parece ahora que tiene una utilidad esa institución que está por encima de las idas y venidas de los políticos», dice Leon, un estudiante de Derecho que por primera vez tuvo ayer la idea de seleccionar una universidad española en su próximo programa Erasmus.

Sobre la historia personal y profesional de Letizia Ortiz antes de ser la novia del Príncipe de Asturias, sin duda el detalle que más sorprendía a este público era el hecho de que se tratase de una mujer divorciada. «No lo sabía, no tenía ni idea, recuerdo que vi fotos de la boda pero nadie habló de eso en ese momento. En todo caso, me alegro de que sea así y comprendo que los españoles de a pie puedan identificarse con esta reina, con la que tienen en común muchas cosas», destacaba Pauline, de 24 años.

Después de ver el programa, la institución resultaba a los ojos de este grupo un elemento más moderno y contemporáneo, «menos anclado en el pasado», trataba de resumir Jan, que subrayaba entre las entrevistas ofrecidas por Melchior la de Mario Vargas Llosa, que recordaba que «Letizia, por ser plebeya, no estaba seguramente tan preparada como alguien procedente de una casa real, que se prepara toda la vida para eso, pero hay que decir que se lo ha tomado muy en serio y que sus esfuerzos están dando sus frutos».