ES NOTICIA EN ABC

Prisa e Imagina dilatan a pleno mes de agosto la incertidumbre de su fusión

Las compañías explican la prórroga por la necesidad de actualizar los resultados _ La tesis no ha cuajado en el sector, que destaca la lejanía entre las partes

MARÍA CUESTA | MADRID
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

Nueva prórroga de quince días en las negociaciones de Prisa e Imagina. Un hecho relevante remitido ayer tarde a la CNMV —y que en medios financieros generó ciertas suspicacias por lo escueto del argumentario expuesto— daba una bocanada de aire más a una operación hoy por hoy incierta.

El documento exponía que «el nuevo plazo permitirá la puesta a disposición de las partes de la información relevante sobre las cuentas del primer semestre de este año que pueda afectar a la valoración de las compañías». Sin embargo, fuentes cercanas a las negociaciones consultadas por ABC, aseguraron que «los tiempos están siendo muy lentos», por lo que ponían en duda el cumplimientos de los plazos. «A este ritmo, el acuerdo no estará cerrado ni en cuatro meses», remacharon. Además, observadores de la operación destacaron el menor impacto que tendría una ruptura de las negociaciones dentro de los quince días en comparación con el momento actual, pues entonces ya estará bien entrado el mes de agosto.

Los motivos del encayamiento de las negociaciones —que están corriendo a cuenta de Ignacio y Manuel Polanco y Juan Luis Cebrián (presidente, director general y consejero delegado de Prisa, respectivamente) y Tacho Benet y José Miguel Contreras (responsables de Mediapro y La Sexta-Imagina)— siguen siendo las cuotas de poder en la resultante y el reparto de Digital+.

Así, aunque en un principio se habló de un reparto igualitario de la tarta accionarial, lo cierto es que Imagina estaría dispuesto a quedar en ligera minoría (no menos de un 45%) a cambio de reservarse el derecho de veto. Una condición que no ha gustado a Prisa, pues, en la práctica, dejaría mermados sus derechos en la compañía resultante.

Salvar el Ebitda con Digital+

En cuanto al reparto de Digital+, la mesa de negociación no está mucho más despejada. Además de las cuestiones puramente financieras —el grupo editorial se había fijado el objetivo de conseguir 3.500 millones por la plataforma de televisión por satélite y la oferta de Vivendi no supera los 2.000— también entran en juego aspectos contables.

Según fuentes consultadas por este diario, Prisa querría quedarse con el 60% de Digital+ para poder reducir su apalancamiento y salvar el Ebitda. Precisamente, la restructuración de la deuda es una de las condiciones a las que se sometió el grupo editorial con el sindicato de banca acreedora el pasado mes de mayo para firmar la prórroga de su crédito. En concreto, y según avanzó este diario en aquel momento, la letra pequeña del contrato con la banca apuntaba a la fusión definitiva entre Prisa y Sogecable,la reestructuración de la deuda que el grupo tiene contabilizada a largo plazo y la renegociación de las condiciones que tenía acordadas con las entidades bancarias sindicadas.

Así, en caso de que finalmente Prisa consiguiese el 60% de Digital+, podría consolidar el total de la compañía con lo que reduciría el ratio de endeudamiento (Deuda/Ebitda) al minorar el dividendo y mantener estable el divisor. No obstante, habría que tener en cuenta una variable más: las recomendaciones de los equipos jurídicos han advertido de serios riesgos desde el punto de vista de Defensa de la Competencia a la hora de incluir a Digital+ en la fusión.

Gol TV y Digital+Liga

Por último, la incertidumbre en torno al proyecto de televisión digital terrestre (TDT)de pago de Mediapro, Gol TV, pendiente aún de la autorización del Gobierno, también ha aportado su granito de arena a los problemas de la operación. Por ello, en el sector ha sorprendido la campaña de lanzamiento de Canal + Liga que Sogecable está llevando a cabo, en plenas negociaciones, cuando aún no hay fecha para Gol TV.