Es Noticia

El precio de la historia La extravagante familia tras la casa de empeños que se ha quedado huérfana

La familia Harrison lleva tres generaciones dedicándose a valorar y comprar objetos históricos

De izquierda a derecha, el nieto Corey Harrison, el hijo Rick Harrison y el fallecido patriarca Richard Harrison
De izquierda a derecha, el nieto Corey Harrison, el hijo Rick Harrison y el fallecido patriarca Richard Harrison - ABC
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

Esta semana una terrible noticia traumatizó a los telespectadores de medio mundo: Richard Benjamin Harrison, más conocido como «Rick el Viejo» en el célebre programa «El precio de la historia», ha muerto a los 77 años a causa del Parkinson que llevaba padeciendo varios años. Rick es copropietario de la casa de empeños Gold & Silver Pawn Shop, en Las Vegas. Junto a su hijo y su nieto protagonizaba el programa que en España emite Mega y lleva quince temporadas en antena. «El precio de la historia» tiene un público fiel que la respalda: desde su estreno en 2009 ha tenido un éxito sin precedentes, y uno de sus episodios en 2011 llegó a congregar a siete millones de espectadores.

«El precio de la historia» cuenta las andanzas de los tres propietarios de una casa de empeños, la más importante de Las Vegas, que pone precio a los objetos históricos que llevan los clientes. La familia Harrison, tras tres generaciones en el negocio, ha desarrollado un olfato muy afinado para apreciar y juzgar los objetos que les llevan, aunque muchas veces su opinión difiere de la de los propietarios.

Rick el Viejo, patriarca de la familia, nació en Virginia en el año 1941 y tuvo una vida difícil hasta que logró alcanzar el éxito como empresario, a una edad ya avanzada. Debido a la pobreza de su familia, con apenas 14 años abandonó la escuela y se dedicó a conducir el autobús escolar a cambio de seis dólares semanales.

A los 19 Rick, que todavía no era «El Viejo», robó un coche pocos días antes de su boda y la justicia le ofreció dos opciones: ir a la cárcel o unirse a la Armada. Harrison se decantó por la segunda opción, y pasó veinte años en el ejército, donde llegó a ser oficial de primera clase. Tras abandonar la vida militar, crea junto a su mujer una empresa que fracasa y deciden trasladarse a Las Vegas para empezar de nuevo fundando, junto a su hijo Rick Harrison, la casa de empeños que les ha hecho millonarios.

El principal conductor de «El precio de la historia» es este Rick, nacido en el 65 en Carolina del Norte y que trabaja mano a mano junto a su padre desde los 23 años. También está en el negocio Corey Harrison, el nieto de Rick que suele suponer un problema tanto para su padre como para su abuelo. Conocido con el apoyo de «Hoss», empezó a trabajar en la casa de empeños con 9 años y desde entonces no ha hecho sino desperdiciar el dinero de la empresa y exigir cada vez más.

En 2009, Corey logró enchufar en la empresa a «Chumlee», un viejo colega del instituto que acabó saliendo rana. Su labor en la casa de empeñas estaba detrás del mostrador, inspeccionando los objetos y transportándolos si era necesario. También era el blanco de todas las bromas de clientes y compañeros. Hace dos años, «Chumlee» saltó a las noticias tras ser detenido en su casa en posesión de doce armas de fuego, una bolsa de marihuana y varios gramos de metanfetaminas.

Con esta plantilla, no es extraño que la casa de empeños sea un lugar del que cualquier cosa pueda esperarse. Tal es la popularidad de «El precio de la historia» en Estados Unidos que hasta Bob Dylan se animó en una ocasión a aparecer brevemente en el programa. Ahora que el malhumorado y cascarrabias patriarca de los empeños ha fallecido, el negocio pasará a recaer únicamente en manos de su hijo. Seguro que la empresa sigue marchando bien, pero para los espectadores no será lo mismo el día a día en la casa de empeños las broncas y los comentarios de Rick El Vieji.