ES NOTICIA EN ABC

La Plataforma por un RTVE Libre exige la dimisión de Rosa María Mateo

La Plataforma por un RTVE Libre reclama también la democracia verdadera en las elecciones de los consejos informativos

Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

Rosa María Mateo no es idónea para representar a RTVE por su falta de transparencia y explicaciones convincentes en relación con la sociedad instrumental de la que es socia y por mentir en su currículum al afirmar en comunicación oficial de RTVE ser licenciada en Ciencias Políticas cuando se ha publicado, sin ser desmentido, que dicha licenciatura no está acreditada y “es inventada”. Por ambas razones, la Plataforma Por una RTVE Libre exige de nuevo la dimisión de la Administradora Provisional Única, y le pide explicaciones sobre la Licenciatura en Derecho y Ciencias Políticas que afirma ostentar. La gestión de Mateo está llevando a RTVE a tocar suelo en gestión, credibilidad y audiencia, y avergüenza a los trabajadores de la Corporación con su falta de decoro y pérdida de papeles en las comparencias parlamentarias a las que está obligada máxime al haber sido nombrada a dedo mediante decreto gubernamental. Todo ello hace urgente la culminación del proceso de Concurso Público para la renovación del Consejo de Administración de RTVE.

Hundimiento alarmante de audiencias

Del mismo modo urge el cambio de la Estructura de Dirección para reparar “la purga” de un centenar de profesionales y para poner fin a la perdida de audiencia que desde el nombramiento de Mateo afecta la propia viabilidad de futuro de la radio y la televisión publicas. Con todos los estrenos en emisión, la 1 puede terminar el mes en torno o por debajo del 10 por ciento de cuota de pantalla. Pese a la final de Masterchef y productos punteros en el prime time como OT y Cuéntame, la 1 de TVE está perdiendo en noviembre de 2018 alrededor de 4 décimas respecto a octubre y 6 décimas respecto a noviembre del año pasado, lo que en términos de audiencia es realmente dramático.

Respecto a los Telediarios, líderes hasta agosto, perdieron el liderazgo con la llegada de la Administradora Provisional Única y el nombramiento de su equipo afín de confianza liderado por Fran Llorente y la Directora de Informativos, Begoña Alegría. De consolidarse la tercera plaza en el cómputo global de audiencias de los Telediarios en el mes de noviembre, Begoña Alegría debe ser cesada por falta de preparación para el cargo y por las continuas denuncias de malas prácticas y manipulación, que van desde la entrevista al encarcelado Junqueras y la censura de un reportaje en Informe Semanal sobre los 100 días de Sánchez a noticias irrespetuosas con la Familia Real así como una línea editorial claramente pro-gubernamental que no garantiza el cumplimiento constitucional del Mandato Marco. A eso hay que añadir la caída del share del Canal 24 horas dirigido por Cristina Ónega (una décima menos respecto a octubre de 2018 y cuatro respecto a noviembre 2017) y la bajada de Los Desayunos de TVE que dirige Xabier Fortes, con estrepitoso resultado al mediodía en Más Desayunos, lo que aconseja su retirada inmediata de la parrilla. Todo ello determina que la actual dirección de RTVE favorece con el hundimiento de audiencia y de la credibilidad los intereses publicitarios y editoriales de determinadas televisiones privadas en claro perjuicio para la televisión pública.

Los Consejos de Informativos de RNE, TVE e iRTVE han convocado elecciones para el 8 de febrero de 2019. La Plataforma Por una RTVE Libre reclama un sistema de votación limpio, que favorezca la verdadera elección democrática y asegure la eliminación de las habituales y constatadas “listas encubiertas teledirigidas desde la afinidad y disciplina de voto sindical y desde las simpatías ideológicas coincidentes con la actual Dirección”.

El reglamento dice que las candidaturas son personales, pero la Plataforma ha recibido denuncias de anomalías que abarcan desde el control sindical a la ruptura premeditada del principio democrático de “una persona, un voto”. La ley 17/2006 de 5 de junio de la radio y la televisión de titularidad estatal no establece un sistema de votación, sino que encomienda al Consejo de Administración la letra pequeña del proceso de elección de los Consejos de Informativos. Cuando se estableció la fórmula de votación, los sindicatos estaban representados en el Consejo de Administración, pero ahora no. Entonces se determinó que un sólo elector pudiera votar hasta seis candidatos a la vez,lo que es una irregularidad incompatible con la limpieza y pureza del sistema de elección. La Plataforma constata que detrás pueden estar los sindicatos mayoritarios de la empresa, tal y como acreditan dichas denuncias según las cuales “los representantes sindicales repartían sobres con las papeletas ya marcadas”. Algo que se comprobaba después en el recuento de votos, al observarse que “las papeletas se repetían como clones, con los mismos nombres consignados”. La propia elección de la mayoría de los miembros de los CdI desde su creación se corresponde con la afiliación sindical de los mismos. En las elecciones al CdI de TVE de 2017, sobre 1575 electores de un censo que impide a determinados colectivos relacionados con la información votar, se contabilizaron como válidas 883 papeletas, que representaron un total de 3976 votos, lo que permite maquillar el resultado dándole apariencia de mucho porcentaje gracias a que un solo elector pueda votar hasta 6 candidatos de los 13 con los que cuenta, por ejemplo, el Consejo de Informativos de TVE. Es decir, que en realidad el porcentaje con el que son elegidos los miembros de los Consejos de Informativos es poco representativo en un conjunto de más de 6400 trabajadores en toda España.

Por todo ello, la Plataforma reclama a la Comisión Electoral, a los órganos de Dirección de RTVE y al Parlamento que aborden esta cuestión y se mantengan vigilantes garantizando que los Consejos de Informativos den cabida a todos aquellos profesionales que no se sienten representados con este “dudoso sistema de elección teledirigido”, según denuncias recibidas.