ES NOTICIA EN ABC

Los «peligros» para la salud de los programas para adelgazar

Varios nutricionistas y expertos analizan espacios como «En forma en 70 días» o «En tu talla o en la mía» y alertan del riesgo de sufrir enfermedades metabólicas

Un equipo de «La báscula» de Canal Sur
Un equipo de «La báscula» de Canal Sur
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

Telemadrid continúa haciendo cambios en su parrilla televisiva. Si hace apenas unos días veíamos el estreno de «Aqui hay madroño», el remake de «Aquí hay tomate»; pronto podremos disfrutar de otro programa: «La báscula». La cadena ha encargado a Mediapro la producción de un programa que ya habíamos en Canal Sur y se trata de un concurso que tiene como objetivo concienciar a la audiencia de que el sobrepeso hay que evitarlo mediante la adquisición de hábitos de vida saludables, actividad física adecuada a cada peso y edad y una dieta equilibrada.

Son muchos los programas –como «En forma en 70 días» (Antena 3), «En tu talla o en la mía» (DKISS) o «Doctor Romero» (TVE)– que nos animan en verano a llevar una vida más sana y mostrar que, con esfuerzo y motivación, es posible aliviar el terrible sobrepeso u obesidad que afecta al 25% de la población española. Muchos de ellos reciben contantes críticas por sus prácticas erróneas, aunque también aplausos, por lo que resulta difícil reconocer si realmente este tipo de espacios para perder peso son útiles o dañinos. Para responder esta pregunta, ABC ha contactado con varios especialistas en nutrición.

Guillermo V. Rodríguez, de la Asociación de Dietistas-Nutricionistas de Madrid (Addinma) comenta que en este tipo de programas «es fundamental que haya nutricionista o dietista, y expertos en el tema deportivo, además de un cocinero o una persona que enseñe métodos de cocina. Y si hubiese un psicólogo, mucho mejor». También tiene claro qué deben aportar estos espacios: «Lo esencial es dar las herramientas para aprender a comer. Si se prioriza el peso y la estética, cosas banales, caemos en el entretenimiento. Lo fundamental es que el morbo no sea ver cuánto has perdido». Por eso considera que concursos como «The biggest loser», en los que se premia al que más peso pierde, le parecen «un crimen».

Rodríguez también cree que «estamos muy obsesionados con la imagen». «En los gimnasios vemos personas hipermusculadas, gente que también puede tener carencias alimentarias. Tener un cuerpo escultural no es más sano, que es lo esencial», añade.

Jesús Javier Díaz Rico, presidente de la Asociación Nacional para Personas Obesas y el Tratamiento de la Obesidad (Asepo), critica el sensacionalismo de muchos de estos programas, que solo prestan atención «a una parte de la realidad», aunque reconoce que cuando son «rigurosos y quieren ayudar a tratar el asunto de la forma apropiada son totalmente correctos».

No obstante, y tras tratar con varios exconcursantes de este tipo de formatos, admite que a menudo el problema es que «la dieta se mantiene durante el tiempo que dura el contrato y hay seguimiento, y después la gente abandona», insiste. El presidente de Asepo critica, asimismo, el tratamiento que se da a la obesidad en la atención primaria, pese a que la OMS la cataloga como enfermedad metabólica. «Te hablan de sobrepeso y te ponen en tratamiento con una dieta, que no va a cambiar tu metabolismo», concluye. En su opinión, para un buen tratamiento hace falta un endocrino, psicólogo, preparador físico y un nutricionista, especialistas que están en muchos de estos programas pero fuera del alcance de muchas personas obesas.

Por este motivo en espacios como el recién estrenado «Doctor Romero», en TVE, deciden tomar sus propias precauciones: no darán a conocer las dietas, al contrario que otros espacios en apariencias similares. «Nosotros intentamos trabajar desde el respeto, hacer muy personalizados los tratamientos. No se puede hacer una trasposición. Si estamos en contra de que se adelgace con la dieta de la vecina, no pueden hacerlo con la dieta del amigo. Daremos orientación de los alimentos buenos, siempre en positivo. Hace 30 años estábamos muy desinformados, pero ahora estamos sobreinformados», asegura el médico Nicolás Romero, conductor del programa.

Aciertos y peligros

El presidente de la Asociación Nacional de Obesidad y Sobrepeso (Andos), Miguel Muñoz, ha analizado para ABC, en concreto, el programa que llevó a cabo Alberto Chicote, destacando que no entiende las críticas recibidas y que su bajada de peso ha sido muy correcta. Este preparador físico, nutricionista y coach en obesidad adelgazó más de 100 kilos: «Desde mi opinión y por mi experiencia vital hubo ciertos ejercicios correctos y perfectamente realizables para un obeso (lanzamiento de balón, sentadillas, zancadas o abdominales) y otros como la carrera de doce minutos en la que no estuve de acuerdo, pues primeramente los kilos sobrantes causan impacto sobre cada rodilla y tobillo en cada paso en la carrera, y por otra parte hay que cuidar mucho los ritmos cardiacos dentro de sus límites (cada persona tenemos los nuestros) para evitar sorpresas negativas».

Muñoz también quiso afirmar que la pérdida de peso de Chicote y de los otros participantes, «fue muy correcta». Chicote en su programa «En forma en 70 días» adelgazó 14 días. «Nosotros en nuestra Asociación con los programas que coordinamos pedimos un compromiso de bajada diaria de 146 gramos, lo que supondría en 70 días 10 kilos y 220 gramos, por lo tanto ha sido muy correcta», asegura el presidente de ANDOS. Sin embargo, este profesional tambén aporta que no le ha parecido correcta la «mentalidad gimnasio» para adelgazar, como suelen ser dietas hiperprotéicas que efectivamente adelgazan pero «machacan» el hígado. «Todo un peligro», subraya.

«Los extremos no son correctos»

Por otro lado, desde el Consejo General de colegios profesionales de la Educación Física y del Deporte (Colef), el asesor de deporte y salud, Ignacio Ara, ha querido apuntar los dos requisitos que se dicen desde el Colegio Americano de Medicina del Deporte: «que la pérdida de peso sea resultado de maximizar la pérdida de masa grasa y de minimizar la pérdida de masa muscular» y que «nutricionalmente sea correcta, es decir, que la dieta sea completa y equilibrada».

«Este tipo de programas anuncian que se pierde peso muy rápido y con dietas muy hipo-calóricas, por lo que no puede ser adecuada. No se debería pasar de un kilo a la semana. De hecho, habitualmente esas dietas milagro están contraindicadas para la salud porque aumenta el riesgo de sufrir enfermedades metabólicas», explica Ara. Además, el asesor de deporte y salud del Colef asegura que cuando sufres una pérdida de peso muy rápida, también tienes «menos energía», por lo que «disminuyes tu rendimiento físico totalmente».

¿Qué es mejor para perder peso, seguir una dieta estricta o realizar mucho ejercicio? «Con ambas, pero en dosis equilibradas y siempre con ayuda de un profesional. Pierdes peso de las dos maneras, pero no de una forma saludable. Los extremos no son correctos», asegura. Y es que Ignacio Ara recomienda que «toda pérdida de peso siempre tenga un componente de ejercicio físico con la ayuda de un titulado en Educación Física y del Deporte y una dieta correcta con un nutricionista o dietista». El asesor subraya que el concepto clave no es perder peso de cualquier manera, si no de forma segura, y «estos programas no ayudan».