Es Noticia

Los padres del niño asturiano, indignados por las críticas tras su entrevista en La Sexta

Adrián Beovides, el único niño de un pueblo de Asturias, aseguró que no quiere que haya más menores en el lugar para que no le «toquen los cojones»

Adrián Beovides
Adrián Beovides
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

Adrián Beovides se ha convertido esta semana en un fenómeno viral debido a sus contundentes declaraciones en el programa «Viejennials: la nueva tribu» emitido el pasado fin de semana en La Sexta. En concreto Beovides, de trece años, afirmaba ante las cámaras del citado espacio que le gustaba ser el único niño en su pueblo, Yernes y Tameza: «Estoy muy a gusto solo, sin que nadie me toque los cojones», aseguraba rotundamente el menor.

En el reportaje de La Sexta se mostraba a Adrián Beovides lavando un vehículo y, en sus declaraciones, el menor aseguraba que no solía jugar a nada y que su rutina, a la salida del colegio, consistía básicamente en ayudar a sus padres con el trabajo en el campo. Aquí puedes ver la entrevista completa a Adrián:

La contundencia de Adrián Beovides así como su negativa a tener más amigos conmovió a buena parte de los espectadores, que comentaron el paso fugaz del menor por televisión aunque otro sector del público no dudó también en criticar la actitud del joven. A los padres de Adrián, sin embargo, no les ha gustado que su hijo se convierta en una breve estrella mediática y han lamentado la exposición a la que el pequeño se ha visto sometido en las últimas horas así como las críticas recibidas por la familia. «Si llego a saber que ocurriría todo esto, mi hijo no hubiese aparecido en la televisión», ha asegurado el padre de Adrián a «La Voz de Asturias».

La aparición estelar de Adrián Beovides en La Sexta abrió este fin de semana un intenso debate en Facebook, donde fueron muchos los que cuestionaron la vida del joven así como la educación que sus padres le proporcionan. Frente a quienes opinaron que la familia de Adrián es todo un ejemplo por mostrar a su hijo el valor del sacrificio y del trabajo diario, otros no dudaron en cargar contra los progenitores por no brindar a su hijo una infancia libre del duro trabajo en el campo.