ES NOTICIA EN ABC

OTRA REVISTA

Repusieron la otra noche en el canal TVE 50 Años, que se coge gratis por lo digital, una vieja entrega de «Viva el espectáculo», programa presentado hace más de quince años por Concha Velasco y sobre

Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

Repusieron la otra noche en el canal TVE 50 Años, que se coge gratis por lo digital, una vieja entrega de «Viva el espectáculo», programa presentado hace más de quince años por Concha Velasco y sobre cuyo contenido no parece necesario extenderse, dado el explícito título con que lo bautizaron sus productores, muy propio de una época en la que a las cosas las solían llamar por su nombre.

El caso es que estaban aquella noche en el plató -ahí va la lista- Andrés Pajares, María José Cantudo, Ana Obregón, Norma Duval, Marc Ostarcevic y la propia presentadora, sobresaliente elenco protagónico que daría para una función extrema de «Salsa rosa» o «¿Dónde estás corazón?» y que, sin embargo, hace quince años fue convocado en la tele para hablar de sus cosas, muy distintas a las actuales. Casi nada se sabía entonces, cuando el programa fue realizado y emitido, de la vida privada de una serie de personajes cuya imagen pública ha sido dinamitada por la prensa especializada en atentados mediáticos.

El carácter retroactivo de las agresiones que sufre toda esta gente provoca un efecto demoledor en las secuencias recuperadas del archivo de TVE, cuyos protagonistas, vistos de lejos, dan la impresión de estar mintiendo, actuando, fingiendo. Por lo que ahora dicen por ahí, sus vidas eran ya un infierno, como las de cualquier mortal, pero entonces se dejaban enfocar por las cámaras para exhibir una felicidad esmaltada por un guión previsible. Eran actores y cobraban por entretener a la audiencia. Viva el espectáculo.

Quince años después de todo aquello, resulta impensable una reunión profesional como la que tuvo a Concha Velasco de anfitriona. Pajares y el resto de invitados a aquella histórica función siguen siendo actores que entretienen a la audiencia, pero con otro discurso. La misma tele a la que solían acudir para sonreír al espectador es hoy la consulta de un dentista que les abre las encías y explora sus caries y en cuya sala de espera se hojean revistas rosas de otro tiempo. La fama como cita previa.

PARRILLADA MIXTA

JESÚS LILLO