Es Noticia

Operación Triunfo El populismo triunfa frente al talento en la Gala 9 de «OT 2018»

Famous termina en la cuerda floja en una noche en la que Marilia fue expulsada, Marta y María nominadas y en la que destacaron Natalia, Sabela y Alba Reche

Famous, en la Gala 9 de «OT 2018» - RTVE / Vídeo: El productor de OT defiende el éxito de esta edición
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

«Hoy lo tenemos muy difícil», dijo Ana Torroja cuando terminó de cantar Sabela, la favorita de la pasada semana en «OT 2018» y la última concursante en subir al escenario este miércoles. No era para menos. La exigencia cada vez es mayor y el jurado hizo frente a su gala más complicada en «Operación Triunfo», como ellos mismos confesaron. «Hoy no merece haber cuatro nominados», afirmó Joe Pérez-Orive para hablar de una velada en la que salió expulsada Marilia, que tras tres semanas nominada de manera consecutiva no pudo con Marta. La benjamina de la edición se llevó el 53% de votos del público, pero le duró muy poco la alegría de la salvación. La joven volvió a terminar nominada y se medirá a María por quedarse una semana más en la Academia.

La noche arrancó con el tema grupal: «Spice up your life», de las Spice Girls. Victoria Beckham, Mel B y compañía cantaron en los noventa sobre la necesidad de echarle «picante» a la vida. Algo así han hecho los aspirantes de «Operación Triunfo» con su música, que ha pasado de «no emocionar» a mostrar un nivel superlativo. Todos ellos han crecido mucho en los más de dos meses que van de concurso y prueba de ello es que en las ocho primeras galas se vieron ocho «favoritos» diferentes, algo inédito en la historia de «Operación Triunfo».

Por estadística, esta Gala 9 (que curiosamente, ha sido la última en la que ha estado presente la figura del «favorito») tuvo que repetir predilecto por primera vez, y ese no fue otro que Miki, que entonó la primera canción en catalán de la historia del programa. Pese a que vocalmente es de los aspirantes más flojos que quedan en «OT 2018», la audiencia decidió que cruzase la pasarela de manera automática, superando en el podio en el escrutinio a Alba Reche y Famous, los otros dos más votados.

Miki, sorprendente favorito

El jurado reconoció a Marilia y Marta su «gran concurso» cuando ambas terminaron de cantar. Ambas fueron las primeras en subir al escenario individualmente. La primera se mostró más atrevida que de costumbre y se metió en la piel de Rihanna con «Only girl (in the world)», mientras que Marta emocionó con «I want to know what love is», de Foreigner. «Las dos tenéis que sentiros orgullosas», les dijo Joe Pérez-Orive. Pese a ello, Marta volvió a salir nominada una semana más.

A continuación, llegó el momento de Natalia, que brilló una noche más con «Lush life», de Zara Larsson. «Estamos en un momento en el que ya no vemos concursantes, sino artistas», valoró Ana Torroja tras ver cantar a la navarra, que cruzó la pasarela sin problemas. «Solo puedo decirte cosas bonitas», le dijo Pastora Soler, miembro invitado del jurado en la novena gala.

Tras ello, subió al escenario Miki, que con «Una lluna a l’aigua», de Txarango, interpretó la primera canción en catalán en la historia de «Operación Triunfo». Antes, trató de ganarse al público con un alegato populista que fue duramente criticado en redes sociales. «En lugar de todos nosotros tendríamos que decir “todas”, porque somos personas y personas es femenino», le dijo al presentador Roberto Leal, cuya cara era un poema. La actuación de Miki, que semanas atrás ya había protagonizado el conocido como «mariconez gate», no fue de las mejores, pero el público consideró que cruzase la pasarela como favorito. Una decisión sorprendente y que probablemente trastocó la decisión del jurado, que tuvo que buscar a sus cuatro nominados en otra parte.

Después de Miki subió al escenario María. La madrileña, en cuyas actuaciones prima la interpretación sobre su nivel vocal, llevaba toda la semana a vueltas con su canción, «Amorfoda», de Bad Bunny, que trató de hacer suya hasta las últimas consecuencias, pero que no convenció. «Estás demostrando que no todo es afinar, pero en algunos casos estás hasta sobreactuando», dijo tajante Pérez-Oriva, antes de proponerla para la nominación.

También acabó en la cuerda floja Julia, que llegó a la gala con problemas en sus cuerdas vocales y eso se notó en su interpretación de «Me muero», de La Quinta Estación. Sí se libró de la quema, por su parte, Alba Reche, que volvió a conquistar al escenario al ritmo de «Allí donde solíamos gritar», de Love of Lesbian. «Me has emocionado mucho», le dijo Torroja. Una sensación que el jurado no sintió con Famous, que, vestido de esmoquin, interpretó el bolero «El reloj», de Lucho Gatica, recientemente fallecido.

Famous y Julia, en duda

«Te ha faltado emoción, y un bolero sin emoción no acaba de funcionar», evaluó Manuel Martos al nigeriano, que acabó entre los cuatro nominados. Una situación de la que se salvó Sabela, la favorita de la pasada semana y que cruzó la pasarela. «Has tenido una evolución brutal. Eres de las que más has crecido en el concurso. Transmites mucha seguridad, y cuando se disfruta en el escenario nos haces disfrutar a todos», le dijo sobre su versión de «Next to me», de Emili Sandé, que cantó pandereta en mano en todo un guiño a sus orígenes. «Se la dedico a la música, que me lo lleva dando todo desde que tengo seis años», confesó, al subir al escenario. No fue para menos.

Marta, Julia, Famous y María, así las cosas, debían someterse al escrutinio de la Academia y sus compañeros para seguir una semana más en el programa. A Famous le salvaron los profesores y a Julia el resto de concursantes, por lo que Marta y María se jugarán su futuro en «OT 2018» el miércoles que viene.

La noche, por cierto, contó con las actuaciones de tres artistas invitados: Manuel Carrasco, Vanessa Martín y el rapero C. Tangana. El último, incluso, se permitió el lujo de abandonar el plató según terminó su actuación y de dejar a Roberto Leal con la palabra en la boca. «¡Hasta luego, Mari Carmen!», le espetó el siempre correcto presentador, visiblemente molesto.