Es Noticia

Operación Triunfo Los nuevos «triunfitos», de la edad de la inocencia al momento de los «enterados»

La Gala Cero de este año tuvo más nivel musical, aunque la sombra y el carisma de los concursantes de 2017 es todavía demasiado alargada

Gala Cero de Operación Triunfo 2017, con los futuros concursantes con cara de miedo
Gala Cero de Operación Triunfo 2017, con los futuros concursantes con cara de miedo
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

Decía Noemí Galera antes de comenzar esta segunda edición de la nueva época de Operación Triunfo que el gran miedo era que los concursantes hubieran perdido la inocencia con la que Aitana, Alfred o Roi conquistaron al público. Ayer, apenas 200 días después de la victoria de Amaia, la más querida, los nuevos triunfitos iban con la lección aprendida. «La música lo puede todo», «Me pongo a cantar Frank Sinatra y no lo que la gente espera por mi apariencia», «Quiero llegar lejos por mi talento, no por mi guapez», «He nacido para esto», «Todos cantan mejor que yo, no sé cómo me he colado aquí»... y todo entre los tradicionales vivas y aplausos a «la música» de Joe Pérez-Orive. Cada uno de los concursantes sabía qué perfil quería transmitir al público. Eso sí, el nivel de anoche nada tuvo que ver con la gala cero de 2017. En aquel arranque hubo gallos, cantantes «tiesos» en el escenario, discursos inconexos, errores de sonido, fallos con las canciones... Ayer, dentro de la tensión de una primera gala, todos parecían profesionales.

Los artífices de que un formato que llevaba seis años en barbecho –desde que Pilar Rubio lo presentara y Telecinco lo dejara caer, allá por 2011– han sido unos concursantes con tanto carisma como magnetismo, que han sabido conectar con su generación igual que lo hicieran los del año 2001. Y, claro, Televisión Española y Gestmusic no han dejado pasar la oportunidad: África, Alfonso, Alba Reche, Dave, Famous, Joan Garrido, Julia, Marilia, Marta, Miki, Natalia, Carlos Righ, María, Damion y Sabela tienen ahora la responsabilidad de enamorar al público.

En cada conversación de Operación Triunfo con gente que vivió la primera época es habitual recordar el «Qué fue de» de aquellas ediciones. Será otro reto de los nuevos triunfitos. No solo tienen que superar a Amaia, Alfred y Ana Guerra; en el espejo se encontrarán la sombra alargada de nombres como Manuel Carrasco, Beth, Hugo Salazar, Nika, Elena Gadel o Mai Meneses, todos concursantes de la edición de 2002. ¿Recuerdan quién ganó esa segunda entrega? Ainhoa Cantalapiedra, hoy olvidada.

La sombra de la nostalgia

Lo saben todo. Lo vieron todo. «Este cojín huele a Miriam», dijo una de las nuevas concursantes cuando Noemí Galera les dio la bienvenida a la casa y les sentó en el sofá. Y a ese fenómeno fan (el suyo, como antiguos espectadores) se enfrentan las hoy estrellas de TVE. Si es que algún día el negocio les deja ser protagonistas. De momento, viven a la sombra de los triunfitos de 2017, cuyo tirón todavía es más que rentable. De hecho, la gran noticia de anoche para el «fandom» de OT es que el próximo 27 de diciembre habrá un nuevo concierto despedida –y van...– en el Palau Sant Jordi.

Esa «nostalgia» por Amaia, Alfred, Aitana, Ana Guerra... Entre el público que vive las andanzas de la Academia se demostró ayer con la actuación inicial. Comandados por Miriam, cedieron el testigo cantando «Camina» entre los gritos enloquecidos en plató y las lágrimas virtuales en Twitter. Les veremos mucho en esta nueva edición.

Ya van ganando

En la (industria) musical no todo es la voz. Ya lo descubrieron algunos de los ganadores de pasadas ediciones que han tenido que «sufrir» cómo alguno de los que quedaron peor que ellos han triunfado. Que se lo digan a Pablo López, segundo en 2008 y hoy líder de ventas. Ese secreto de por qué unos triunfan y otros no (argumento, por cierto, de la nueva película de Bradley Cooper con Lady Gaga, «A Star Is Born») es algo que tendrán que manejar los nuevos triunfitos. Eso sí, con la ventaja de saber qué tipo de personalidad ha gustado más entre el público en la pasada edición. En esa experiencia, en ese saber cómo funcionan ya las cosas, ya van ganando. Queda por ver si los seguidores se quedan con «los originales» o se decantan por las aventuras de las caras nuevas.

Para verlo habrá que aguantar hasta las dos de la mañana todos los lunes. Ayer la propia Noemí Galera se quejó en directo ante Roberto Leal. La conciliación no existe en la Academia.