ES NOTICIA EN ABC

Nuria Bermúdez reaparece en televisión diez años después: así es su nueva vida

La televisiva desapareció sin dejar apenas rastro hasta hace unos meses que volvió a los platós de televisión tras su retirada

Nuria Bermúdez, en el plató de «Espejo Público»
Nuria Bermúdez, en el plató de «Espejo Público» - ANTENA 3
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

Nuria Bermúdez era toda una estrella de la televisión aireando sus relaciones sentimentales con futbolistas y personajes famosos por los distintos platós de televisión. Han pasado diez años de aquello. Ahora, alejada de los focos, reconoce que tuvo que pagar «un peaje demasiado caro» por ser famosa. Según aseguró en «Espejo Público», aparecer en televisión le llevó a tener «trabajos que no estaban nada relacionados con la tele», le condicionó las parejas que tenía y la idea que los demás se habían hecho de ella.

Para quien no lo recuerde, Bermúdez comenzó a aparecer en el programa de Teresa Rabal, «La guardería». Desde ese momento le cogió gusto a la fama y se convirtió en una habitual de las discotecas. Allí conoció a los famosos con los que empezaría a salir. Su primer gran romance conocido fue, en ese momento, el yerno de Rocío Jurado, Antonio David Flores. El exguardia civil y la televisiva mantuvieron una aventura, convirtiéndose esta en su pasaporte para entrar en los platós de los programas de televisión como «Crónicas marcianas», donde comenzaría su andadura.

La televisiva logró que el espacio presentado por Javier Xardá tuviera récord de audiencia. También colaboró en otros programas como «A tú lado», también de Telecinco; o «¿Dónde estás corazón?», programa de Antena 3. En estas participaciones como colaboradora aireó sus escarceos con varios famosos.

Fueron nueve años en los que la contertulia apareció en la pequeña pantalla para contar que estuvo con diversos futbolistas como Roberto Carlos, David Beckham o Cristiano Ronaldo hasta sentar la cabeza con Dani Güiza. Cuando se convirtió en agente de la FIFA en 2006, su relación era un secreto a voces, tanto que el entrenador Bernard Schuster aseguró que «desde que conoció a Nuria, Dani Güiza entrenaba a su hora, dormía su hora y llegaba al entrenamiento sin parecer que hubiera dormido debajo de un puente».

La relación con el sevillano, con el que estuvo tres años y tiene un hijo en común, marcó un antes y un después en la vida de Bermúdez. Desde que comenzaron juntos se alejó de las cámaras de televisión.

Tras abandonar los platós, se reinventó como agente de jugadores. En el mundo del fútbol se le antojó machista. Nunca se le otorgó un premio por sus logros cuando hizo «el futuro más caro del fútbol turco». «Nadie me dio una palmadita y me costó demostrar que estaba ahí para hacerlo en serio», destaca.

Nuria Bermúdez asegura que su faceta de «famosa de cabecera» le permitió meterse «donde ella quería y hasta donde quería». Actualmente ha dejado de ser agente de jugadores «porque implica muchos gastos y viajes». Su principal prioridad es criar a su hijo alejada de las cámaras de televisión.