ES NOTICIA EN ABC

Ahora caigo El extravagante motivo por el que una concursante acudió a «¡Ahora caigo!»

La madrileña llegó a acumular 16.000 euros, suficientes para cumplir sus peculiares caprichos, pero acabó cayendo derrotada ante Chico

ANTENA 3
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

Arturo Valls volvió a ponerse al frente de «Ahora caigo», el concurso de Antena 3, para presentar a diez nuevos concursantes que aspiraban a llevarse hasta 100.000 euros. El presentador empezó preguntando quién era el autor de «Los gozos y las sombras», y el concursante que acertó, y por tanto pasó a ocupar la trampilla central, fue Manu. «Torrente Ballester», contestó sin dudar.

Este murciano trabaja como interiorista, pero su principal pasión es la música. Toca el guitarro, un instrumento tradicional de Murcia, en una banda de folk. Contó Manu que quería el dinero de «Ahora caigo» para construirse una casa en su huerta. El murciano decidió medirse contra Sonia, una administrativa cántabra que baila danza oriental. «Necesito la pasta para irme a ver a mi hija, que está en Erasmus de Italia», le explicó a Valls.

Sonia acertó sus tres primeras preguntas y Manu hizo lo propio. El duelo se alargaba más de lo normal, hasta que en el sexto turno a Sonia le sorprendió una pregunta sobre un político chileno. Agotó el tiempo sin dar la respuesta adecuada, por lo que se cayó por la trampilla y se fue sin dinero para ir a visitar a su hija.

El segundo contrincante del murciano fue Alex, un catalán de 19 años que estudia ingeniería y arbitra partidos de fútbol. Al tercer turno le tocó a Manu una pregunta sobre unas islas de Córcega que no supo responder y se la rebotó a Alex, que tampoco conocía la respuesta. De este modo, el catalán quedó eliminado tras apenas unos segundos compitiendo. Tras haber eliminado a dos concursantes, Manu acumulaba 4000 euros en su haber.

El murciano quiso medirse en tercer lugar con Maite, una policía zaragozana que aspiraba a conseguir el premio para llevarse a su familia a un viaje sorpresa. Una vez más Manu resistió el envite hasta que Maite tropezó en una de las pruebas. El concursante sumó 1000 euros más, ascendiendo así su botín a 5000.

El siguiente en probar suerte fue Llopis, un estudiante valenciano que quería dinero para «recorrer España comiendo en buenos restaurantes». Le tocó enfrentarse a Manu en la prueba de rellenar letras de canciones y salió derrotado. Al murciano no dejaba de sonreírle la suerte, pues acumuló otros 5000 euros en el bote.

Eligió a continuación como contrincante a Nuria, una madrileña de 27 años que trabaja como maestra infantil. «Me gustan los juegos de mímica y jugar al mus», explicó, «también me gusta mucho el bacalao, pero no el pescado, la música». Por ese motivo, contó que quería el dinero del premio para un objetivo muy particular: «Autorregalarme una fiesta de cumpleaños y contratar a DJ Nano para una sesión remember de oro viejo...y también quiero construir una escuela infantil». Valls no pudo reprimir unas carcajadas, que fueron a más cuando ella intentó cantar uno de sus temas favortios de la ruta del bakalao.

Empezaron a jugar y Manu perdió su último comodín al quinto turno. Nuria estaba muy cerca de sustituirle en la trampilla central. Tras un largo e intenso toma y daca, Manu acabó tropezando y la madrileña ocupó su lugar en el centro del plató. Además, se quedó con los 10000 euros que había conseguido jugando.

Su primer contrincante fue Rafi, un gaditano que quería el dinero para irse de viaje a México con su novia. Rafi cayó y le dio el testigo a Alicia, una educadora social granadina que tampocó consiguió destronar a Nuria. La maestra madrileño sumó otros 5000 euros, teniendo ya 16.000 en su haber. Pero le quedaban pocos minutos de suerte.

Quien consiguió echarla fue Chico, un manchego que logró ocupar el centro del plató a la primera pregunta. A Nuria no le dio tiempo ni a parpadear cuando ya estaba cayendo por la trampilla.