Es Noticia

El nuevo consumo televisivo castiga en Bolsa a las generalistas

Atresmedia y Mediaset han perdido un veinte por ciento en el mercado desde el mes de enero

Un usuario sintoniza un partido de fútbol en la televisión mientras ve un vídeo en su teléfono móvil
Un usuario sintoniza un partido de fútbol en la televisión mientras ve un vídeo en su teléfono móvil - ABC
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

El duopolio televisivo de los grandes grupos en abierto se resiente en el parqué español. Las acciones de Mediaset acumulan una caída desde enero cercana al 22,05%, mientras que Atresmedia se deja un 23,10%. Estos descensos, generalizados en toda Europa, explican fuentes del sector, se deben a dos factores: la debilidad del mercado publicitario y la leve caída del consumo en la televisión tradicional, que en 2017 alcanzó los 224 minutos de media por persona y día frente a los 230 del año anterior. A esto último ayuda la irrupción de nuevos servicios y operadores, como Movistar+, Netflix y HBO, entre otros, que «incrementan la competencia por el público». «Estos dos efectos provocan que se cuestione la sostenibilidad del crecimiento en ingresos», aclaran estas fuentes.

En cuanto a la publicidad, donde no compiten con las plataformas por internet, las televisiones en abierto facturaron en los seis primeros meses 1.003,5 millones de euros, un 0,9% menos que en el año anterior, según datos de Infoadex. Mediaset y Atresmedia se reparten más del 85% de esta tarta. El grupo capitaneado por Paolo Vasile ingresó 481,5 millones de euros por este concepto, lo que se traduce en un 43,6% del total, un 0,2% menos que en el mismo periodo del año anterior. Su competidor sumó a sus cuentas 459 millones (41,6%) por publicidad, un 2,9% menos que en el mismo semestre de 2017. Esta tendencia negativa no afecta a los canales de pago, que suman una facturación de 50,7 millones de euros, un crecimiento del 5,8%.

Pese a estas caídas, sus cuentas son sólidas. Mediaset cerró el primer semestre con un beneficio neto de 125,2 millones y Atresmedia con 69,3 millones. Aún así, la Bolsa puede seguir dando quebraderos de cabeza. Deutsche Bank publicó esta semana un informe en el que rebaja el precio objetivo de sus acciones e indica que los ingresos publicitarios han llegado a su límite y que la tendencia es la contracción. En 2017 ya pronosticó marcados descensos para los grupos multimedia. «Después del bajo rendimiento de la acción, mantenemos nuestra idea a corto plazo de “vender” las acciones de Atresmedia y Mediaset», señalaron los analistas del Deutsche Bank.