ES NOTICIA EN ABC

Los motivos del fracaso de «Redes», el programa de culto de Eduard Punset que no funcionaba

El mítico programa de divulgación científica, que fue pionero en la utilización del primer plató virtual de televisión en España, no alcazaba el 2% de cuota de pantalla

Muere Eduard Punset a los 82 años en Barcelona

Eduard Punset
Eduard Punset - Vicens Giménez
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

Hace cinco años, TVE quiso renovar «Redes», el mítico programa que el fallecido Eduard Punset condujo durante casi dos décadas, pero el divulgador científico se negó a seguir con la labor que había emprendido hacía 18 años en la cadena pública.

«Los años pasan», llegó a afirmar Punset, que ha fallecido este miércoles a los 82 años tras una larga enfermedad. Para el divulgador, seguir con la emisión de «Redes» –con un acelerado ritmo y una apretada agenda de viajes nacionales e internacionales– suponía un «gran esfuerzo». En el espacio, convertido en historia de la televisión, gracias a que logró acercar temas como la biotecnología o la simetría del universo al gran público y entrevistar a personalidades como Howard Gardner, Premio Príncipe de Asturias de Ciencias Sociales en 2011

La ruptura del prolífico Eduard Punset, que llegó a ser ministro del gobierno de España, con TVE no se produjo por un tema económico, según apuntaron en su día desde Torrespaña. Tampoco el bajo índice de audiencias, cuya cuota de pantalla no llegaba al 2%, cifra que solo se logró en la temporada 2009/10 y que atraía a unos doscientos mil espectadores, motivó su desvinculación.

Pese a su insuficiente seguimiento en televisión, el prestigio de «Redes» –que superó las 600 emisiones en La 2– se mantuvo intacto desde 1996, año en que debutó en la cadena pública, hasta 2014, momento en el que Punset decidió terminar con la colaboración para emprender otros proyectos de divulgación cultural y científica y centrarse más en la escritura.

Como escribió Luis Ventoso en 2013, un año antes de que el el espacio de culto terminara su andadura en TVE, «Redes supone un oasis de reflexión en medio de un carajal de concursos, marujeo cañero y cañí y discusiones políticas de faca en mano. Con la frialdad de los datos, no parece que Punset le salga muy rentable a su cadena. Su cuota de pantalla está en el 1,3%, la mitad de la media de La 2. Pero Punset prestigia. Cierto que también tiene detractores. Los más zafios hablan de "muermazo" y ven Redes como el mejor pasaje a los pagos de Morfeo. Los más sutiles señalan que el formato es cansino, que hay más paja que grano y que roza los peores tics de la autoayuda fútil. Pero convengamos que a un canal público le sienta bien alguien como Eduard».

Único entre un millón, con audiencias minoritarias frente a las apabullates cifras de otros programas, «Redes» iba dirigido a un público selectivo y a seguidores de Punset, alma y emblema del espacio de La 2. Fue pionero en la utilización del primer plató virtual de televisión en España, en el recurso a la animación 3D y de las videoconferencias, y tampoco tuvo problemas en emitir entrevistas directametne en inglés, con el doblaje en castellano superpuesto.

Por ello, en su despedida a través de Twitter, la publicación que informaba de su muerte compartió imágenes recogidas por el equipo del programa de divulgación científica, «en recuerdo y homenaje a quien a lo largo de toda su vida dedicó su formidable talento y energía a divulgar y compartir ideas y conocimientos, apoyándose en su insaciable curiosidad y su eterno optimismo».