ES NOTICIA EN ABC

Mi casa es la vuestra Así se enteró Antonia Dell'Atte de la infidelidad de su marido Alessandro Lequio con Ana Obregón

«En una cena organizada por Chanel nos sentaron con Ana. Algo pasó entre ellos. Mi cabeza nunca podía pensar que él podía irse con la Obregón porque no era su tipo», le contó la italiana a Bertín Osborne en Mi casa es la vuestra

Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

Está arrasando en MasterChef Celebrity, convertida en diva y ganadora del pulso contra Carmen Lomana, con quien discutía frecuentemente durante la presente edición del programa culinario de TVE. Una creciente popularidad, tras un tiempo olvidada en televisión, que se ha materializado con su visita al programa de Bertín Osborne, «Mi casa es la vuestra».

Antonia Dell'Atte, que no tiene pelos en la lengua, habló de todo con el presentador de «En 2010 empecé a tener algo raro en los ojos, como si se salieran fuera. Se ponían rojos». Aunque no había motivo para las alarmas, ya que las dolencias estaban relacionadas con un problema de tiroides, que además de superar le ayudó a mirar el pasado sin rencor. «La enfermedad me ha ayudado a perdonar a los demás. No porque ellos merezcan el perdón, no, sino porque yo merezco la paz», le contó a Osborne.

Por supuesto, el tema más esperado de la entrevista de «Mi casa es la vuestra» era, precisamente, por ese pasado que hizo de Antonia Dell'Atte un personaje mediático en España. La celebrity habló de Alessandro Lequio, su exmarido y con quien tiene un hijo, y de Ana Obregón. «A Ana la conocí en Roma, porque estaba rodando una película y Alessandro me la presentó. A mí me pareció una chica mona. Un día fuimos a una cena organizada por Chanel y nos sentaron con Ana. Algo pasó entre ellos en esa cena. Mi cabeza, Bertín, nunca podía pensar que Dado podía irse con la Obregón porque no era su tipo», explicó.

Dell'Atte, sin embargo, no intuía que su pareja fuera a serle infiel con Obregón. Pero lo hizo. «Poco después llegó un día a casa para decirme que se iba a Palma de Mallorca a montar un negocio con un amigo y que nos íbamos a hacer ricos. Pero me encontré con este amigo y me confesó que estaba saliendo con la Obregón (...) ellos me hicieron famosa porque, si ellos hubieran estado calladitos, yo no hubiera sido la Antonia Dell'Atte que soy en España, sacando uñas y dientes, defendiéndome, trabajando», reivindicó en «Mi casa es la vuestra».