ES NOTICIA EN ABC

Meryl Streep, una sospechosa y arrepentida abuela en «Big Little Lies»

HBO estrena en los Oscar nuevas imágenes de la ficción

Big little lies
Big little lies - HBO
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

Mientras los premios Oscar se hundían el pasado lunes en su puesta de largo anual, la cadena HBO compartió los tráilers de sus próximos estrenos eclipsando, por un breve instante, las sorpresas de una fugaz gala sin presentador. Desde Maisie Williams, la intrépida Arya Stark de «Juego de tronos», mirando por primera vez a un dragón en la que será la última temporada de la exitosa serie medieval, hasta imágenes de Zendaya en «Euphoria» o la adaptación de «Watchmen». Ficciones, al menos estas últimas, a rebufo del desenlace de la adaptación a la pequeña pantalla de las obras del escritor George R.R. Martin y de la segunda entrega de «Big Little Lies», que presentó en el adelanto a una sospechosa Meryl Streep.

En Pasadena, en la presentación de la serie de HBO, adelantaron que esta nueva temporada tendrá siete episodios que, de nuevo, se rodaron en Monterrey, al norte de California. Para esta nueva remesa han fichado a la actriz con más nominaciones al Oscar de la historia, que interpretará a la suegra de una Nicole Kidman más unida a Reese Whiterspoon, Shailene Woodley, Laura Dern y Zoe Kravitz. «Me fascina esta serie. Soy adicta a ella. Pensé que sería un ejercicio sensacional formar parte de esta narración, que sigue siendo un enigma porque nunca tenemos claro lo que sabemos o no de los personajes. Es una serie sobre mujeres, sobre los seres humanos, sobre la familia, los amigos y cómo nos encanta dejarnos seducir por el misterio», explicó la veterana Streep. Y reconoció: «Para mí, que tengo cuatro hijas adultas, me permite interpretar a alguien que está enfrentando cualquier equivocación que cometió durante la educación de su hijo. Alguien arrepentido que no puede regresar al pasado y arreglar lo que hizo mal. Este tipo de problemas me parecen muy interesantes. Creo que es una serie honesta y real».

Para el papel no hizo falta casting. Ventajas de ser Meryl Streep, cuyo personaje lo escribió el creador, David E. Kelly, pensando en ella. «Su nombre real es Mary Louise, que es el mío. Creo que ese fue el mensaje». Ante la respuesta de Streep, Kidman, productora de la serie, le dijo: «No fue muy subliminal, queríamos contar contigo en la serie. Lo cierto es que todas queríamos rodar la segunda temporada porque la primera fue deliciosa, además, había una enorme demanda por parte de la audiencia. Jamás, como actriz, he conseguido llegar al corazón de tanta gente con un personaje», admitió la australiana.

La aplaudida ficción regresa donde lo dejó en la primera temporada. «Terminamos con una puerta abierta. Ahora nos adentramos en lo que ocurre en las vidas de las protagonistas tras esa extraña noche», reconoció Kelly, quien contó con la colaboración de la autora del libro, Liane Moriarty, para desarrollar el guión de esta nueva temporada. «Vamos a hablar del trauma, de sus consecuencias. ¿Cómo este grupo de mujeres se enfrenta al trauma que han vivido? Todos tenemos problemas sin resolver de nuestro pasado. Mi personaje vivió un ‘‘affaire’’ y nunca habló de ello», explicó Kravitz.

Una apuesta por las mujeres

Además de la calidad del reparto y el guion, que ha convencido a crítica y público, esta ficción nació para apostar por las mujeres, algo que no siempre hace Hollywood. El hecho de que Nicole Kidman y Reese Whiterspoon, también productora, se unieran para hacer «Big Little Lies» ayudó a la hora de convencer a HBO.

«Reese y yo creamos una estrategia al vender la idea porque queríamos que la serie se desarrollara como la habíamos planeado», explica Kidman. «Nos unimos para producirla con una idea muy clara en la cabeza, protegiendo la integridad artística. La audiencia femenina quiere ver historias desarrolladas y contadas por mujeres, se han cansado de verse siempre desde la perspectiva del hombre blanco. Cuesta encontrar una narración que explore la vida de seis mujeres en una serie de televisión», cuenta Kidman, cuyo personaje fue víctima de maltrato. «Ella no está curada. Hablamos de trauma, de enfrentarnos a sus consciencias y lo hacemos desde la mirada femenina, porque tenemos una mujer tras las cámaras», reconoció la actriz.