ES NOTICIA EN ABC

Menos del 2% de las emisiones deportivas son femeninas

Un informe contabiliza todos los programas desde 1992 y destaca la desigualdad de género en este campo

Lucila Pascua y Laia Palau se abrazan en los Juegos Olímpicos de Río
Lucila Pascua y Laia Palau se abrazan en los Juegos Olímpicos de Río - Reuters
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

Dos pruebas olímpicas de Barcelona 92 sin especial trascendencia para el deporte español –la final de los 3.000 metros lisos y una eliminatoria de salto de trampolín; recuerden la belleza de las imágenes con la Sagrada Familia al fondo– se mantienen como las emisiones deportivas femeninas más vistas de nuestra historia. La medalla de bronce de las audiencias es para la final de dobles que perdieron Virginia Ruano y Conchita Martínez en Atenas 2004. Además de la fragmentación de las pantallas, los datos vienen a demostrar que pese a los éxitos recientes del deporte femenino español, las competiciones entre mujeres siguen infrarrepresentadas, en proporción y relevancia.

Un informe de Barlovento Comunicación publicado ayer aporta mucho más que impresiones subjetivas sobre el asunto. Justo desde 1992, desde que se miden las audiencias en España, se han ofrecido entre todas las cadenas, abiertas y de pago, 10.086 emisiones. La cifra, casi redonda, es estupenda para hacer cálculos como el siguiente: no llegan al 2% del total de emisiones deportivas (poco más de 600.000), como redondea con generosidad el estudio. En realidad, es el 1,6%.

En esta pléyade de cadenas ciegas para el deporte femenino, Teledeporte es la reina, ya que acapara 7.000 de estas emisiones. El resto se han podido ver sobre todo en Gol, Eurosport, Eurosport 2, Movistar Deportes y La 2. La televisión en abierto (85%) aventaja a la de pago (15%), que tampoco es especialmente igualitaria.

Por disciplinas, el baloncesto ocupa la primera posición, pese al auge del fútbol (en segunda posición), seguidos por balonmano, voleibol y atletismo. Es curioso, sin embargo, que el balonmano sea el líder en audiencia, con un acumulado de 25 millones de espectadores españoles. En total, 36,5 millones de ciudadanos (el 83% de cuota «estirada» a lo largo del tiempo) han visto alguna vez, al menos un minuto, deporte femenino.

También llama la atención, aunque sea en un análisis apresurado, que los hombres conformen el 68,1% del público del deporte femenino. Si no fuera especialmente incorrecto, se podría hacer algún chiste sobre su edad: mayoría de maduritos (45-64 años) y de veteranos (más de 64). Entre ambos grupos suman casi dos tercios de los espectadores.

Relegadas también por el horario

El informe también confirma que el deporte femenino no suele acaparar los mejores horarios televisivos: la franja de mañana (de 7.00 a 14.00)es el tramo de mayor ocupación, con el 34% del total (3.391 emisiones) y la siguiente es la de madrugada (de 2.30 a 7.00), con el 18%.

La mejor noticia que se puede extraer del informe es que la evolución anual de emisiones deportivas femeninas es creciente, tendencia que se intensifica en el último lustro, sobre todo en atletismo, fútbol y baloncesto, los deportes que reflejan una trayectoria más firme.

En el gráfico se aprecia que 2017 fue el año con más presencia de deporte femenino en televisión, con 1.436 emisiones, gracias a la confluencia de la Eurocopa de Fútbol, el Mundial de Balonmano y el Eurobasket, además del Mundial de Fútbol sub 17, que supuso una medalla de oro para España. El pico de 2012 se debe a los Juegos Olímpicos de Londres y la cifra de 2019 aún es modesta, porque el estudio llega al 11 de agosto y faltan los datos de casi cinco meses.

Además de las emisiones correspondientes a Barcelona 92, en los primeros puestos de la clasificación de programas más vistos destacan el partido de Eurobasket entre España y Francia del pasado 7 de julio (1,8 millones, 15,5% en La 1) y la final de la Copa de la Reina de fútbol entre Atlético de Madrid y Real Sociedad, que fue visto el 11 de mayo por 1,6 millones en Telecinco (14,8%). Ambos partidos demostraron que las audiencias también pueden ser abultadas sin hombres sobre el terreno de juego.