ES NOTICIA EN ABC

Iglesias, Corcuera, Villalobos... Políticos contra la prensa

Hace pocos días la diputada tuvo un encontronazo con una reportera de La Sexta, pero no es la primera en tener una tensa discusión con un periodista ante las cámaras

Celia Villalobos atiende a los medios en el Congreso de los Diputados
Celia Villalobos atiende a los medios en el Congreso de los Diputados - EFE
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

Estos últimos días han sido de lo más intenso en cuanto a las emociones políticas se refiere. C0n una circunstancia tan extraordinaria como es una moción de censura, no es de extrañar que la tensión estuviese a flor de piel entre los políticos. Una de las diputadas que no supo contener sus nervios fue Celia Villalobos, del Partido Popular, que protagonizó un acalorado incidente con la periodista de La Sexta Ana Pastor.

Pastor, que conectaba en directo para el programa de La Sexta «Al Rojo Vivo», entrevistaba a la diputada para conocer el clima que se vive en el seno de su partido ante la inminencia de la moción de censura. «¿Podría dimitir hoy Rajoy?», preguntó la periodista. «Yo comprendo que os vais a aburrir mucho en La Sexta sin tener al PP dándole caña todo el puto día. Hago una apuesta contigo: ¿Qué tiempo le vais a dedicar a las corrupciones del PSOE cuando el señor Sánchez sea presidente? Me apuesto contigo a que ni el 5%, pero da igual».

Ante la respuesta de Villalobos, la periodista fue tajante en su respuesta: «Veo que no ve laSexta. Le invito a hacerlo. Es lo que tiene contar la sentencia de Gürtel», afirmó Pastor. «Contarla de forma manipulada», espetó entonces la diputada popular. «No voy a discutir. Después de la votación, ¿debería seguir Rajoy siendo presidente del PP?». «Si no te importa eso lo vamos a decidir nosotros», terminaba la conversación Villalobos, visiblemente molesta.

No era la primera vez que Villalobos protagonizaba un áspero encontronazo ante las cámaras de televisión. En julio de 2016, la diputada se enfrentó con Toni Bolaño, periodista y colaborador de Espejo Público, también a propósito de la corrupción en su partido. Llegados a un punto, el periodista le espetó a Villalobos que «yo los cuentos de hadas en política no me los creo, ni me creo el borrado de los ordenadores, ni de las conversaciones cuando nadie las reconoce». La diputada negó haber contado nunca «cuentos chinos» y recriminó a Bolaño por «haberme ofendido, yo me tomo esto de manera muy seria, que yo estoy aqui representando la voluntad de muchos españoles». La virulencia de la situación fue escalando hasta que Sandra Golpe, la presentadora del programa, tuvo que intervenir para zanjar la polémica.

Hace pocos meses también Rafael Hernando vivió una situación tensa en un plató televisivo. En el programa de Ana Rosa, Hernando se enzarzó con la periodista Montse Domínguez y el tema de la discusión fue también la corrupción. «Nosotros somos una estructura muy grande, con mucha gente y en el que todo el mundo, en general, ha cumplido las reglas. No descarto que haya alguien que no lo haya hecho», se defendió el popular de las acusaciones de la periodista, haciendo también referencia a Gregorio Ordóñez, político popular asesinado por ETA. «Hombre no tiene que escudarse en el señor Ordóñez. Es inmoral poner encima de la mesa al señor Ordóñez para defenderse ¿Qué tiene que ver esto con el señor Costa?», le replicó la veterana periodista de la Cadena SER. Hernando volvió una vez más a la carga: «Yo no me escudo ni en nada ni nadie, perdóneme. Solo digo lo que es mi partido y mi partido no es eso que veo, no es el señor Costa. Aquí se está pretendiendo hacer un juicio general contra el Partido Popular».

Pero también en la izquierda andan a veces a la gresca con los periodistas. A comienzos de 2016, el exministro de Interior socialista José Luis Corcuera tuvo un encontronazo con Marta Nebot, colaboradora del programa de Ana Rosa Quintana en Tele 5. Ante las preguntas de la reportera, el exministro contestó con otra pregunta: «¿Tú eres de Podemos o eres cercana? La sigo y tengo la impresión de que lo que yo digo no le gusta y en cambio lo que dice Errejón le gusta más». La profesional no ha tenido problemas en pedir disculpas al exministro por si algo le había molestado, pero a la vez le ha reclamado que él hiciera lo mismo, y le pidiera excusas por haberla acusado de no realizar su trabajo con profesionalidad. «Bueno, pues disculpas», ha accedido José Luis Corcuera.

En el partido morado también conocen muy bien las polémicas televisivas. El propio Iglesias ha tenido duros encontronazos con periodistas que incluso han acabado en los tribunales. Especialmente arisco fue su careo con Eduardo Inda en La Sexta Noche en el que político y periodista intercambiaron acusaciones muy duras. Inda acusó a Iglesias de percibir 325.000 euros del gobierno de Venezuela, así como de «elogiar a ETA», y hasta de «jactarse con la agresiones de gente de clase inferior a la mía». Iglesias respondió lamentando el «periodismo rastrero» de Inda y negó tener simpatías con la banda terrorista vasca. Pese a las reiteradas peticiones del presentador para que Inda se calmase, este fue encendiéndose cada vez más hasta que el propio Iglesias le sugirió que no mostrase «tanto nerviosismo». «Fascista» fue la acusación que lanzó el periodista para zanjar la discusión.