ES NOTICIA EN ABC

Masters de la reforma Los gemelos Albert e Iván, primeros ganadores de «Masters de la reforma»

Los catalanes se enfrentaron a José e Irache en la prueba definitiva del talent de Antena 3

ANTENA 3
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

Tras varias semanas de exigente competición, este lunes se emitió la gran final de «Masters de la reforma», el programa de obras y bricolaje que Antena 3 se sacó de la manga esta temporada. Después de dejar fuera a decenas de concursantes, solamente tres parejas quedan en pie en la lucha por conseguir el gran premio de 130.000 euros y un cheque regalo por valor de 20.000 euros en muebles de Casual Home and Contract: Álex y Naomi, los gemelos Iván y Albert, y la pareja formada por José e Iratxe.

Para llegar hasta aquí, los aspirantes han tenido que trabajar con siete toneladas de cemento, cinco toneladas de hormigón, diez toneladas de mortero, catorce toneladas de arena y cuatro toneladas de yeso. Pero todo ese esfuerzo no era suficiente para llevarse la medalla de oro, y los finalistas todavía tuvieron que cruzar la frontera rumbo a París para competir en la batalla definitiva. La primera de las pruebas consistía en una yincana que condujo a los finalistas a los lugares más emblemáticos de París en busca de antigüedades.

De entre los seis finalistas solo Irache sabía algo de francés, algo que ayudó mucho a ella y a José en el recorrido. Al final fueron la primera pareja en volver al hotel, por lo que se convirtieron en ganadores de la prueba y obtuvieron ventajas de cara al reto por equipos. Esta prueba, en la que una de las parejas quedaría eliminada y no pasaría a la ronda definitiva, consistió en trabajar en el Hotel Room Mate Alain, perteneciente a la cadena española Room Mate y propiedad del empresario hotelero Kike Sarasola, quien supervisó la reforma personalmente.

Cada pareja quedó encargada de reformar una habitación distinta y de diferente tamaño del Hotel Room Mate Alain. En cada habitación tuvieron que cambiar el cableado eléctrico, entelar las paredes, poner moqueta, instalar lámparas y apliques, amueblar y decorar las habitaciones. Además, el detalle definitivo consistía en integrar con sentido estética la pieza de anticuario que habían traído de la yincana.

La prueba empezó con los concursantes nerviosos y muy tensos, pues sabían que era mucho lo que estaban jugándose. Sobre los que más pesó esta tensión fue sobre José e Irache, que son una pareja proclive a las peleas y las discusiones. Cuando apenas llevaban unas horas de trabajo en su habitación estalló entre ellos un fortísimo conflicto en el que tuvo que mediar Carolina Castedo. «Solo sabe montar el pollo, todo tiene que ser lo que ella diga», lamentaba José al ver a su pareja gritando y llorando fuera de sí.

«¿Sabes lo que significa dos? Unión, no es tú o yo», le espetó ella muy nerviosa, tanto que Castedo se la llevó para que se relajase. Tardó un buen rato en que el río volviese a su cauce, pues no es fácil frenar a Irache cuando coge carrerilla y se enfada: «Necesito que me digas "qué bien has hecho esto, estoy orgulloso de ti"». Al final, y pese a esta interrupción, consiguieron sacar la prueba adelante y no quedar clasificados los últimos. «Tenéis un problema con vuestra actitud. Necesitáis más comunicación porque perdéis mucho tiempo», les abroncó el jurado.

Los jueves decidieron que Álex y Naomi serían la pareja que no iba a pasar a la prueba final, y los concursantes recibieron la noticia con mucha deportividad. «Ha sido una experiencias increíble estar aquí», reconoció él, «además esto ha servido para unirnos mucho». Dada la emotividad del momento, ha sido inevitable que tanto Manel Fuentes como los jueces dejasen escapar alguna lágrima.

De este modo, la medalla de oro se la quedarían los gemelos Iván y Albert o el matrimonio José e Irache. Sin duda, dos parejas con mucho carácter y que a lo largo de estas semanas han demostrado determinación y buen hacer en sus trabajos. Para la prueba final su misión fue diseñar un apartamento de 60 metros cuadrados en diez mientras les animaban sus familiares y compañeros. Durante toda la prueba contaron con la compañía y el ánimo de Pascua Ortega, pionero del interiorismo en nuestro país.

Ambas parejas apuraron el tiempo hasta el último segundo y, una vez más, fueron José e Irache los que tuvieron una prueba más accidentada. Cuando apenas les quedaban unos minutos empezaron las prisas y los nervios para ellos. José se cayó mientras cargaban una bañera que se rompió, lo que hizo que el afectado rompiese a llorar como un niño.

«Las dos parejas han demostrado un gran talento», empezó el jurado, «pero una pareja ha destacado, y esa es la de Albert e Iván». Los dos gemelos, que fueron eliminados y poco después repescados del concurso, se convirtieron así en ganadores de la primera edición de «Masters de la reforma». «No te podría describir la sensación, es como si fuera a desmayarme», reconoció el primero.