ES NOTICIA EN ABC

MasterChef Junior Arranca «MasterChef Junior» con los primeros roces entre los concursantes

El talent gastronómico infantil estrenó su sexta temporada con la visita de Ona Carbonell, ganadora de la última edición de «MasterChef Celebrity»

TVE
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

Este domingo se emitió en TVE el primer episodio de la sexta edición de «MasterChef Junior», en la que dieciséis niños deberán demostrar su talento entre fogones para llevarse la medalla de oro del popular talent show culinario. Esta temporada es la última de «MasterChef» en la que aparecerá Eva González, ya que la presentadora fichó hace unas semanas por Antena 3 para conducir «La Voz». Los encargados de juzgar el trabajo de los concursantes serán los de siempre: Pepe Rodríguez, Samantha Vallejo-Nágera y Jordi Cruz.

Más de 8.000 aspirantes a cocineros de entre 8 y 12 años se presentaron este año al cásting de «MasterChef Junior» soñando con pisar las cocinas más famosas de nuestro país. Solamente ha pasado las pruebas un grupo de dieciséis afortunados, que ahora podrán desarrollar su creatividad en la cocina además de aprender valiosas lecciones sobre cómo cuidar la biosfera, consumir responsablemente, tener una alimentación sana y equilibrada sin olvidarse de la importancia de hacer deporte.

El primer programa de la temporada más que una prueba propiamente dicha es la última etapa del cásting. Veinticinco aspirantes tuvieron que competir por las dieciséis plazas de «MasterChef Junior», por lo que nueve de ellos se quedarían a las puertas de su sueño. Todos ellos sabían lo que se juegan y lo dieron todo para poder aspirar al suculento premio que se llevará el ganador del programa: un curso de cocina de cuatro días impartido por Basque Culinary Center y un premio de 12.000 euros para seguir estudiando.

Se hicieron con los dieciséis delantales los que mejor cocinaron o bien patatas a la riojana o guiso de rape con patatas. Ambas son recetas tradicionales y fáciles de elaborar con las que los niños pudieron demostrar qué tal se desenvuelven entre fogones. Ya en estos primeros compases hubo algún que otro incidente, como cuando una de las aspirantes se hizo un pequeño corte cuando cocinaba.

Entre los candidatos que consiguieron su plaza había una patinadora que ha ganado varias medallas, un futbolista de las categorías inferiores del Atlético de Madrid, una actriz con un amplio currículo de anuncios y que prepara su salto al teatro musical, un pequeño científico de nueve años que construye sus propios robots, una malagueña que lee Harry Potter en alemán...

Una vez que se conocieron los nombres de los aspirantes de «MasterChef Junior», los niños hicieron las maletas para enfrentarse a la primera prueba por equipos, que se celebró en Gran Canaria. Allí visitaron el acuario «Poema del Mar», que protege a especies en peligro de extinción. Antes de empezar a cocinar recibieron la visita de la nadadora Ona Carbonell, ganadora de la última edición de «MasterChef Celebrity».

La nadadora diseñó un menú de cuatro platos tradicionales canarios y cada equipo cocinó dos de ellos. El equipo azul se encargó del potaje de berros y la carne fiesta; mientras que el rojo preparó la viaje y las tortitas de plátano. Antes de ponerse manos a la obra Pepe Rodríguez les anunció que para esta primera prueba de equipos no habría capitanes, «pues queremos ver vuestra personalidad: quién es trabajador y quién se escaquea».

Los niños cocinaron para ochenta comensales, todos ellos habitantes de la isla que luchan por la conservación de la fauna y la flora local. El potaje no gustó demasiado, y dijo algún comensal que le faltaba «intensidad, un poco más de sabor». Más finos estuvieron con el pescado y la carne, y el postre también estuvo a la altura de lo esperado.

En el equipo azul se vivieron momentos de gran tensión cuando varios comensales se quejaron de que no les había llegado su plato. En ese momento, los cocineros empezaron a discutir entre sí y a acusarse mutuamente hasta que Jordi Cruz se acercó para poner orden. Al final el equipo ganador resultó ser el rojo, pero solamente dos de sus concursantes se libraron de la prueba de eliminación, en la que participaron catorce aspirantes.

El reto en el que se jugaban la permanencia consistía en cocinar un plato usando insectos como ingredientes. Los niños no manejaban muy bien este ingrediente, por lo que en general los resultados fueron desastrosos. Jaime, el aspirante que mejor cocinó, ganó un viaje a Los Ángeles junto a dos personas para visitar el estudio en el que se grabó «Spiderman». En esta primera noche fueron tres los concursantes que se iban a la calle: Enrique, Leticia y Blanca, que se pusieron a llorar desconsoladamente.