ES NOTICIA EN ABC

MasterChef 7 Aleix gana «MasterChef» y logra un puesto en la cocina de Jordi Cruz

El pescadero catalán no solo se proclamó vencedor de la séptima edición del «talent show», si no que obtuvo el respeto del chef, que le ofreció trabajar en su restaurante

El vestido de Samantha, lo más comentado de la final de Masterchef

Aleix, ganador de «MasterChef 7»
Aleix, ganador de «MasterChef 7» - RTVE
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

La séptima edición de «MasterChef» ya tiene a su nuevo rey. Se trata del joven Aleix Puig, que a sus 26 años se ha alzado con el triunfo en el concurso de La 1 de RTVE. Lo consiguió tras imponerse a Teresa Abalde en un duelo final que estuvo de lo más reñido, pero que finalmente cayó del lado del pescadero catalán, el aspirante más regular de la edición y que se terminó llevando el gato al agua.

Aunque como canta Estopa, mejor ir por partes, que dice Jack el Destripador. La gran final comenzó con cuatro candidatos a hacerse con el trono del «talent show» culinario de referencia en la televisión. Aitana, Aleix, Teresa y Valentín lucharían en la primera prueba de la velada por un puesto en el duelo final, al que solo podría acceder uno de este primer cocinado. En él, tenían que seguir al chef David Muñoz mientras este replicaba un plato exclusivo con salmonetes, de tres estrellas Michelin.

Los cuatro trataron de seguir al marido de Cristina Pedroche, aunque fue Teresa la que mejor lo hizo y por tanto, la primera duelista de la noche. «Nunca pensé que pudieras hacerlo tan bien cuando esta es la primera vez que te enfrentas a este plato», reconoció Muñoz. Sus elogios los compartieron Pepe Rodríguez, Jordi Cruz y Samantha Vallejo-Nágera. Esta última, ataviada con un vestido tan atrevido como divertido, por cierto.

Con Teresa ya clasificada para la gran final, quedaba por saber cuál de los tres amigos de la edición la acompañaría. Valentín, Aitana y Aleix han formado el que ha sido el gran grupo humano del concurso, y uno de los mejores que se recuerdan en la historia de «MasterChef». Su complicidad y compañerismo apenas ha tenido parangón en las anteriores ediciones, aunque ahora al equipo le tocaría separarse por primera vez en más de tres meses.

Los problemas de Aitana

En el cocinado de exteriores, los concursantes viajaron a la localidad alicantina de Denia. El programa regresaba a la Comunidad Valenciana tras la polémica de la semana anterior, y allí cocinaron un menú de Quique Acosta (tres estrellas Michelin) para doce comensales: que serían ni más ni menos que los duelistas de las seis entregas anteriores del formato: los ganadores Juan Manuel Sánchez («MC1»), Vicky Pulgarín («MC2»), Carlos Maldonado («MC3»), Virginia Naranjo («MC4»), Jorge Brazalez («MC5») y Marta Verona («MC6»); y los aspirantes a los que derrotaron: Eva Micaela, Mateo Sierra, Sally Caballero, Ángel García, Nathan Minguell (acudió por la ausencia de Edurne, segunda en la quinta edición) y Ketty Fresneda, respectivamente.

Los concursantes intentaron dar lo mejor de sí mismos, aunque los nervios terminaron por traicionar a Aitana. La joven no pudo completar su cocinado como hubiera deseado y requirió de la ayuda de Quique Acosta, con lo que prácticamente se descartó para la gran final. «De los trece programas que llevo aquí, este ha sido el peor», reconoció la joven vizcaína, desconsolada, mientras Aleix, Valentín y los jueces trataban de animarla.

Cuando la prueba llegó a su final, los comensales elogiaron el nivel de los tres cocineros. «Estaba todo delicioso», coincidieron Carlos Maldonado y Jorge Brazalez. Tanto Valentín, como Aitana y Aleix formaron parte del equipo de Jordi Cruz en el programa, por lo que el chef no podía estar más feliz y elogió la buena sintonía del trío durante todos los meses de convivencia. «No imagináis lo orgulloso que me siento de ser vuestro mentor. Me encanta ver lo buenos amigos que habéis llegado a ser y lo mucho que os habéis cuidado entre vosotros. Tenéis todo mi respeto y toda mi admiración», recalcó, antes de anunciar lo esperado: que Aitana terminaría en el cuarto puesto. «Hoy no ha sido tu mejor día, pero debes sentirte orgullosa», le dijo a la joven Pepe Rodríguez. Tan risueña como siempre, Aitana agradeció al programa la oportunidad. «Estar aquí ha sido maravilloso».

El rival de Teresa, entre Aleix y Valentín

La decisión, así las cosas, quedaba entre Valentín y Aleix. «Los dos habéis jugado con mi sistema nervioso», les dijo Jordi, mientras pensaba en el veredicto. Entonces, el barcelonés se emocionó. «Me estoy acordando de mi madre, que siempre ha apostado muchísimo por mí», confesó. Sus sentimientos terminaron de dispararse instantes después, cuando los jueces desvelaron que Aleix sería el segundo finalista de la velada. «Esto yo lo veía en la tele hace años y lo veía tan lejano... Es la mejor sensación que he tenido en mi vida», remarcó el joven, que no cabía en sí de la alegría mientras se fundía en un abrazo con Aitana y Valentín, compañeros y amigos para toda la vida. El último, por cierto, ganó con su tercer puesto un Curso de Especialización de ocho semanas.

Tras ello, llegaba el momento definitivo de la noche: la gran final. Aleix y Teresa. Teresa y Aleix. Solo uno de los dos conseguiría alzarse con el triunfo. «Teresa parecía que no llegaría hasta aquí, mientras que Aleix ha sido siempre como el gran favorito», coincidieron los compañeros del pescadero y la fotógrafa en el programa, presentes en el duelo decisivo, antes de que los jueces diesen inicio a la prueba final. Un reto en el que estarían arropados por su entorno más cercano y por el resto de aspirantes de la edición, con la vista puesta en animarles de cara al triunfo final en el formato.

En el duelo, ambos aspirantes debían confeccionar un menú completo a su elección, compuesto por un entrante, un plato principal y un postre. Cuando ambos comenzaron a cocinar, los jueces empezaron a deliberar. «Son dos finalistas muy buenos. Teresa es más alocada, pero a su vez tiene ese punto de madurez que le falta Aleix», opinó Jordi. «Pero Aleix es que tiene muy buena mano», explicó Pepe. «¡Y pasión!», agregó Samantha.

Homenajes a sus tierras

El pescadero catalán elaboró un menú que pretendía «homenajear» a su tierra: pan tumaca con ajo negro y sardina ahumada como entrante; una recreación de productos del mar alineada con jugo de rodaballo como plato principal; y de postre rocas con helado de violetas y crema catalana. La coruñesa, por su parte, también se la jugó con un menú propio de Galicia: tartar de bogavante; oreja y merluza de chicharrones; y una crema fría de licor de café, chocolate y crema de orujo.

Con las cartas sobre la mesa, el cocinado terminó y los jueces comenzaron a probar cada elaboración. Lo hicieron en compañía del chef peruano Gastón Acurio, «el mejor cocinero latinoamericano del mundo», como aseguró Pepe. Teresa fue la primera en desfilar delante de los chefs, con su tartar de bogavante. «Está magnífico», coincidieron todos los miembros del jurado. Lo mismo que con Aleix, que se lució tanto con su entrante como con su plato principal. «Ya no eres un pescadero. Ahora ya eres todo un cocinero», le dijo Pepe.

En el plato principal, por su parte, fue donde flaqueó Teresa. «Todo está muy rico y muy mono, pero no termino de ver un todo», le dijo Pepe. Con él coincidieron el resto de sus compañeros y por tanto, la fotógrafa quedó ligeramente en desventaja. «Creo que Aleix me ha adelantado y ya me saca una vuelta».

Aleix, merecido vencedor

Con los postres, Teresa trató de volver a acortar distancias, pero Aleix estuvo a la altura. «Hay una calidad técnica aquí que es de cocineros importantes. ¡Y eres un chaval que está empezando! Tienes mucha mano, mucho talento... pero sobre todo mucha calidad humana. Te oigo hablar de tu madre y me da una envidia...», evaluó Jordi. «Tienes un talento real y lo has demostrado en cada plato», comentó Gastón. «Está todo magnífico», recalcó por su parte Samantha.

«Tienes todo lo necesario para ser buen cocinero, pero encima creo que eres una persona maravillosa», le dijo Jordi, que incluso le invitó a formar parte de su equipo en su restaurante, el ABaC. «No es una propuesta banal. Creo que puedes pasar muchos años en mi casa».

Con todo ello, solo faltaba por saber quién sería el ganador del programa y ese no fue otro que Aleix. El catalán, natural de Manresa, se llevó así el trofeo que le acredita como ganador, la publicación de su propio libro de recetas y un premio en metálico de 100.000 euros, así como un Máster en Cocina, Técnica y Producto en el Basque Culinary Center. Teresa, por su parte, consiguió un Máster en Pastelería como recompensa a su segundo puesto. «La final que habéis realizado me confirma la pasión que sentís por la alta cocina», valoró Samantha, antes de que Pepe anunciase al catalán como nuevo vencedor de «MasterChef», que ya tiene a su séptimo triunfador.