Es Noticia

Gran Hermano DÚO Maite Galdeano se lanza al cuello de Alejandro Albalá en «GH Dúo»: «Eres un vago despatarrado»

La madre de Sofía Suescun le echó un buen rapapolvo a la expareja de su hija

telecinco
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

Telecinco apenas puede sobrevivir un solo día sin emitir aunque sea una hora de «Gran Hermano», pues de otro modo se quedaría sin material que comentar en el resto de sus programas. Este miércoles Jordi González condujo el «Última hora» del popular reality show de Telecinco.

Como es habitual en «Gran Hermano», la noche empezó hablando de Sofía Suescun y Alejandro Albalá y de sus respectivas madres. En la gala del martes Albalá y Maite Galdeano, la madre de Suescun, tuvieron una fuerte discusión en la que ella llamaba «vago» a la expareja de su hija. El presentador anunció que sabríamos «todo lo que no se vio del encuentro entre Maite y Alejandro». Pese al rapapolvo que este último se comió el martes al menos consiguió que la audiencia le salvase de su nominación.

Albalá y Suescun, que este jueves podría ser expulsada de la casa de Guadalix, se pasaron buena parte del día reprochándose lo primero que se les viniese a la cabeza. Era comprensible que Albalá estuviese cabreado a la vista de las imágenes que desveló «GH DÚO» el viernes. Jordi González contó que, durante una de las pausas publicitarias, Galdeano se lanzó al cuello de la expareja de su hija.

«Había muchas cosas que no me gustaban de ti», empezó la madre de Suescun, «no recogías ni el desayuno y todo el rato preguntando "¿y la comida'", "¿y la cena?" Y Sofía te lo hacía todo». Albalá, sin mucha convicción, intentó defenderse diciendo que se levantaba «muy temprano para hacerle el desayuno a Sofía».

«¡Mientes!», se indignó Galdeano. «No te hacías ni el colacao ni una tortilla. Luego decías que venías de ricos y que tú tenías una criada. Has sido un zángano, un vago todo el día despatarrado y eso me encendía la sangre». No se quedí ahí la madre de Suescun, que contó ante las cámaras que «lo único que hacías era tumbarte a la bartola y estar todo el día con el móvil...Es una desilusión».

Albalá, enfadado por haber quedado en evidencia ante toda España, reaccionó diciendo que le tocaba «los cojones que hables sin saber. Vienes aquí a dejarme mal a mí, que soy un chaval de 25 años».