ES NOTICIA EN ABC

Maestros de la costura Un aspirante se rebela contra Caprile: «No puedes dejarme en evidencia diciendo que solo sé posar»

TVE emitió este miércoles la primera entrega de la segunda temporada de «Maestros de la costura»

TVE
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

Este miércoles TVE emitió la primera entrega de la segunda temporada de «Maestros de la costura», un talent show en el que doce concursantes lucharán por convertirse en el mejor costurero amateir de España. A lo largo de las próximas semanas tendrán que echar a volar su creatividad para demostrar que tienen madera de modistos y costureros. El cásting del talent de moda vio desfilar a más de 12.000 candidatos por toda España, para al final quedarse con menos de dos decenas.

El programa está presentado por Raquel Sánchez Silva y cuenta con un jurado conformado por María Escoté, Alejandro G. Palomo y Lorenzo Caprile. El ganador del talent conseguirá el Maniquí de Oro de «Maestros de la Costura», 50.000 euros, exponer sus creaciones en una colección cápsula a la venta en centros de El Corte Inglés y completar su formación con un curso especializado en Diseño de Moda, impartido en el Centro Superior de Moda de la Universidad Politécnica de Madrid.

Para la primera jornada del concurso les hizo compañía la diseñadora de moda Sybilla como madrina de excepción: «Estáis haciendo un trabajo muy necesario para dar a conocer realmente este oficio más allá del petardeo y las tendencias, dar a conocer lo bonito que es y los desafíos que tiene». El jurado anunció a los concursantes que su primera prueba sería copiar un vestido de Sybilla, algo que a esta le pareció «un desafío muy exigente para ser el primero». «Es que queremos ver el nivel que hay», explicaron los jueces. También estuvo en plató Pepa Bueno, directora ejecutiva de la Asociación de Creadores de Moda España.

A los aspirantes se les notaba que llegaban oxidados y poco acostumbrados a la presión. A casi todos se les hizo corto el tiempo y fueron incapaces de terminar el vestido en el tiempo prescrito. Mientras que ellos tejían, los espectadores veían los vídeos de presentación de los aspirantes. Los hay de todas las edades, siendo la mayor Rosa con 51 y Pedro el más joven con 20. Hay argentinos, andaluces, una holandesa e incluso una influencer kazaja.

Los jueces fueron inmisericordes con sus críticas. La primera en someterse al escrutinio del jurado fue Amparo, que se llevó una buena reprimenda de Caprile: «Tenías el mejor tejido y no solo lo has desaprovechado, es que lo has masacrado. O cambias tu actitud y te tomas esto en serio o en este taller vas a durar muy poco». De hecho, Amparo fue la última de la clasificación, y no solo por su pésimo vestido, sino por su actitud: «Tienes que enterarte de que el cachondeo no sirve de nada», le advirtieron. La ganadora de la prueba fue Isabel, una empresaria de 43 años.

La prueba por equipos tuvo lugar en el Matadero de Madrid, donde se encuentra la sede del Ballet Nacional de España. El reto de los aspirantes era confeccionar dos trajes de baile, diseñados por Teresa Helbig para el espectáculo Alenta, siguiendo las exigencias de calidad del Ballet. Además, conocieron a Antonio Najarro, el Director del Ballet Nacional, y a los bailarines Inmaculada Salmerón y Sergio Bernal.

También esta segunda prueba se les hizo cuesta arriba a los concursantes, que empezaban a darse cuenta de dónde se habían metido. Cuando ya iban por la mitad del proceso Pedro, el capitán de uno de los equipos, estalló contra Caprile, que no paraba de decirle que solo servía para posar en Instagram. «Me enerva que me digas que solo sé posar. Yo sé coser porque he pasado un cásting de 12.000 personas y no puedes dejarme dejarme en evidencia delante de mis compañeros y de mi equipo».

A Caprile le pilló por sorpresa esta reprimenda y solamente susurró «pues te he encontrado el punto débil...». Palomo, por su parte, le recomendó a Pedro que aprendiese «a callar y a trabajar, porque en un taller de verdad te dicen de todo y cosas peores». Pedro se denfió diciendo que Caprile podía decir lo que quisiese, «pero no que solo sirvo para posar».

«Habéis logrado sacarme de quicio en la segunda prueba», dijo Caprile, «he tenido que aguantar tus impertinencias ya el primer día, Pedro». El juez tampoco estaba satisfecho con el trabajo del otro equipo, dirigido por Isabel, pero al menos estos asumieron su responsabilidad. No obstante, el equipo ganador resultó ser el naranja, capitaneado por Pedro.