ES NOTICIA EN ABC

Boom «Los lobos» desvelan en qué caprichos se gastarán el bote de 6,6 millones de «¡Boom!»

Manu, Valentín, Erundino y Alberto hicieron historia al ganar el premio más alto de la televisión

Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

Hace algo más de un mes, Erundino, Manu, Valentín y Alberto, «Los lobos», se hacían con el mayor bote de la historia de la televisión en España: 4.130.000 euros. A esta cifra había que sumarle los 2.556.100 euros que acumularon en los 505 programas en los que participaron en «¡Boom!».

Más de 6,6 millones de euros de los que cada miembro ya ha comenzado a pensar en qué gastar su parte. En una entrevista en «Lecturas», «Los lobos» desvelan en qué han gastado parte del dinero y qué caprichos podrían adquirir gracias a su gesta.

En este sentido, Manu señala que «caprichos te das sin volverte loco», mientras que Alberto explica que «si tienes los vicios muy seleccionados, lo que no te gastas en tabaco o cubatas lo gastas en comer bien o viajar».

En el caso de Valentín, el doctor universitario apuesta por un piano. «Ya lo tengo elegido. Voy a contratar a un profesor que me dé clases». Erundino se decanta por recorrer otros países: «Me hacen ilusión los viajes que vamos a hacer juntos: a la Patagonia y al golfo de Botnia, con nuestras parejas también».

«Con los pies en el suelo»

Erundino, además, ha asegurado que no quiere desperdiciar el dinero para evitar «hacer el panoli», por lo que solo quiere apostar por proyectos que le llenen.

Manu también se refería en declaraciones al cambio que suponía en su vida ganar el millonario bote. Uno de sus propósitos, no obstante, pasaba por volver a presentarse a las oposiciones de Correos en 2020. «Sigo en ello y no quiero dejarlo. Pero sí que tengo claro que debo seguir con los pies en el suelo. Si después el futuro me depara otras cosas que sean mejores que lo que tengo ahora o que me atraigan más, veremos entonces. Si gracias al concurso se abren otras puertas o ventanas, bienvenidas serán. Pero con los pies en el suelo», insistía.