Es Noticia

Llum Barrera: «No tiene sentido una cadena autonómica en la que se hable español»

La presentadora y actriz mallorquina defiende el uso de la segunda lengua en las comunidades en las que hay dos idiomas y cuenta a ABC su nuevo proyecto en la televisión balear

Llum Barrera, durante la presentación del medicamento
Llum Barrera, durante la presentación del medicamento - THE RED COMPANY
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

Hay temas que es mejor tomárselos con humor y si no que se lo digan a la actriz Llum Barrera, que a sus 48 años, puede sentirse orgullosa de haber podido trabajar en diversos proyectos (series, programas de televisión, espacios de humor...), ya que los nuevos retos no le asustan. Eso sí, intenta reservar todo su tiempo libre para disfrutar junto a su «corazoncito», su hijo Jaime, de 7 años. La también intérprete hizo una parada en su agenda para hacer de maestra de ceremonias en la presentación de Ymea Sofoconfort 24 horas, un medicamento para la menopausia, momento que aprovechó para charlar con ABC. Con un divertido monólogo, la mallorquina habló de los principales síntomas que sufren cuatro millones de mujeres al año.

¿Cómo ha sido la experiencia de participar en un proyecto como este?

Ha sido muy divertido. Los organizadores me pasaron un texto base para hablar de los síntomas de la menopausia: insomnio, hinchazón, sofocos, cambios de humor… A partir de ahí, yo lo fui aderezando con anécdotas propias de mis amigas premenopaúsicas o menopaúsicas. Todas llegaremos a ello, así que es mejor llevarlo con dignidad y con alegría.

¿Qué está haciendo ahora?

Estoy terminando con la obra de teatro «Las bicicletas son para el verano», que estamos de llenazo en llenazo. En los tiempos que corren solo tres o cuatro teatros tienen ese placer y nosotros hemos llegado así de puntillas, con esta función de Fernando Fernán Gómez. Estamos muy contentos y después saldremos de gira, a la lucha.

¿La crisis sigue azotando a la cultura?

Siempre están mal las cosas. Nosotros siempre nos quejamos porque la cultura siempre es el hermano pobre y aunque se crean que estamos todos forrados no es así. La gente que nos dedicamos a esto (al teatro), sabemos que no es fácil. Espero que bajen pronto el IVA porque eso a los productores les ha hecho polvo y, como consecuencia, nos han bajado a nosotros el sueldo. Aun así seguimos haciendo teatro y lo más importante es que la gente sigue yendo, sobre todo jóvenes que están aficionándose al teatro.

¿Cómo va a compaginar esto con el concurso en IB3?

Ya llevo dos meses grabando el concurso en IB3, «Atrápame si puedes», y a la vez, estoy haciendo otro programa en TV3, un documental sobre humor que se va a emitir el año que viene. Para mí, los días tienen 48 horas.

¿Hay mucha diferencia entre trabajar en una cadena nacional y una autonómica?

Sí, los presupuestos que se manejan son otros. Los equipos son más pequeños, pero las ganas de hacerlo bien y la profesionalidad es la misma, tanto por mi parte como por la gente que está ahí. No son hermanos pobres sino más pequeños y tienen su rinconcito de audiencia. La gente agradece mucho tener programas en su lengua. Tenía muchas ganas de hacer algo para la televisión balear, porque hacía ya 15 años que no participaba en nada allí y tenía ganas.

¿Cree que también se debería de hablar español en las televisiones autonómicas?

Para nada. No tendría sentido que existiera una televisión autonómica. Yo soy supermilitante de la lengua autóctona. En Madrid entiendo que se hable en español, pero si tú a los gallegos, vascos o mallorquines les quitas su propia lengua… apaga y vámonos. No tendría razón de ser. La gente lo agradece mucho.

A sus 48 años ha hecho de todo: televisión, teatro… ¿qué es lo que más le gusta?

Todo. Lo que me gusta es trabajar, hacer buenos personajes y buenos programas. Sí es verdad que soy muy feliz en el teatro, donde empecé y donde sigo aprendiendo a ser actriz, pero he tenido la suerte de hacer un personaje en una serie durante dos años en «Seis hermanas» que me ha reportado muchas alegrías y he aprendido mucho. Disfruto mucho trabajando, mientras sea bueno lo que tengo que defender.

Entre tantos proyectos, ¿cómo concilia su trabajo con su vida personal?

Como cualquier hombre o mujer que trabaja mucho. Ya hace tiempo que desterré el sentimiento de culpa que va innato en las madres. Tengo un hijo (Jaime) e intento organizarme para atender a mi corazoncito y vivir como una persona normal.