ES NOTICIA EN ABC

La Voz Alba, ganadora de una final bañada en lágrimas

El reality de Telecinco celebró su gala final en una noche repleta de emociones

Alba es la ganadora de la quinta edición de La Voz
Alba es la ganadora de la quinta edición de La Voz - TELECINCO
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

Este penúltimo viernes del año tuvo lugar la final de La Voz en la que los cuatro finalistas tuvieron que dar lo mejor de sí mismos para demostrar por qué merecíann alzarse con el galardón. Gabriele (Pablo López) intentó impresionar haciendo uso de su voz auténtica y su alma de blues; Pedro (Juanes) hizo gala de una voz repleta de matices y sutilezas; Samuel (Malú) mostró su gran versatilidad y Alba (Manuel Carrasco) sacó a relucir sensibilidad y una potencia lírica arrolladora.

A su lado, y enfrente, estuvieron sus cuatro coaches, los responsables de haberles dado la oportunidad de llegar a la última etapa del programa. Además, los finalistas estuvieron arropados por cantantes de la talla de Alejandro Sanz, Pablo Alborán, Niña Pastori y Antonio Orozco, quienes pasaron por el escenario en una noche mágica.

Alejandro Sanz fue el encargado de desvirgar la gala, con una actuación junto al resto de coaches del programa. Al terminar su recital, se sentó junto a los jueces para ver los shows y asesorar a sus compañeros en tan difícil tarea, de lo que dijo estar «feliz y emocionado». Acto seguido, los cuatro finalistas y algunos de los aspirantes que se quedaron en el camino cantaron en grupo «Otra vez» en lo que fue uno de los momentos más emotivos de la noche.

En la gala empezaron cantando cada uno de los aspirantes individualmente para hacer, a continuación, un dueto con sus respectivos coaches: Juanes, Malú, Manu Carrasco y Pablo López. Jesús Vázquez es el encargado de presentar la gala y, en esta ocasión tan especial, contó con la ayuda de Tania Llasera.

A la media hora de comenzar el programa, el presentador mostró cómo iban perfilándose los números de las votaciones, sin revelar a qué concursante correspondía cada cifra. La cosa se repartía del siguiento modo: 31%, 28%, 22% y 19%.

La quinta edición del programa llega a su final tras otra temporada liderando su franja de emisión en la noche de los viernes. Con un promedio de 2.196.000 espectadores y un 17,6% de share, La Voz ha superado por casi dos puntos a la oferta de Antena 3 (15,8% y 1.973.000), logrando incrementar su cuota media de pantalla hasta el 18,6% en el target comercial.

Según diversas encuestas publicadas en medios de Internet y redes sociales, Samuel, el joven madrileño que ya participó en Operación Triunfo, es el favorito de la audiencia para salir como ganador. Después, separado por pocos puntos, irían Alba Gil, Pedro Hernández y Gabriele.

Teniendo la Navidad a la vuelta de la esquina, Alba quiso atreverse a sorprender al público cantando un villancico: «Have yourself a Merry Little Christmas». Fue la finalista encargada de romper el hielo y lo cierto es que dejó el listón muy alto con una gran actuación y una voz espectacular. Manuel Carrasco, su coach, no pudo evitar emocionarse al verla cantar.

Gabriele hizo mella entre el público con su personalísimo estilo desde que entró al programa, y en la final quiso rematar su brillante carrera con una brillante interpretación de «Take me to the church». Pablo López, que confió plenamente en su pupilo a lo largo de toda esta edición, quiso transmitirle que, pasase lo que pasase, «tú ya has ganado».

Pedro, pupilo de Juanes, emocionó con su interpretación de «End of the road», de Boyz II Men. El artista fue capaz de tocar el corazón de su coach que, muy emocionado, pidió que su elegido fuese el ganador de esta edición de «La Voz»: «Hoy cuando te vi interpretar la canción sentí, además de tu gran voz, una estrella, fuiste brutal en el escenario, con mucho sentimiento. Es que es para escuchar un disco entero de tu música«. Como colofón a su gran actuación, Pedro pudo oir el mensaje que sus abuelos grabaron para apoyarle y no pudo evitar las lágrimas de emoción y felicidad.

El último finalista en salir a la palestra fue Samuel, que escogió para tan importante cita la canción «A puro dolor». A Malú, su coach, le tocó defender que su candidato debía salir esa noche por la puerta con la medalla de oro: «Sabe adaptarse a todas las canciones, sabe hacernos bailar, sabe emocionarnos, sabe hacer un show...¡Qué más queremos!».

Al margen de las actuaciones, ciertos momentos del programa sirvieron para echar leña al fuego de la sospecha de una posible relación entre Pablo López y Malú. Después de que esta última se subiese al escenario para cantar «Vuelvo a verte» junto a Samuel, la artista se lanzó, emocionada, en los brazos de Pablo López y protagonizaron un sentido abrazo. Y no fue el único. Casi al final de la gala, cuando ya los cuatro finalistas habían actuado y se acercaba el momento decisivo, a Malú se le escaparon unas lágrimas de emoción cuando escuchó el mensaje que le había preparado su padre. Ante la llorera, el presentador dijo «Pablo, esta mujer necesita un abrazo, ¿no se lo vas a dar?». El coach se levantó de sus silla y se acercó donde su compañera para abrazarla cariñosamente.

Poco a poco iba acercándose el momento crucial, el que decidiría cuál de los finalistas había sido el mejor durante estos meses de programa. A lo largo del programa, los porcentajes fueron subiendo y bajando desde los mostrados al comienzo de la noche. Tras la tercera actuación, por ejemplo, la audiencia había repartido sus preferencias a razón de 34%, 32%, 17% y 17%.

El ganador fue sabiéndose por descarte. El primero en caerse del podio fue Pedro. A renglón seguida el grupo colombiano Morat cantó junto a los finalistas «Besos en guerra», para luego anunciar quién seríe el siguiente en quedarse fuera, y fue Gabrielle. La cosa,entonces, quedaba entre Alba y Samuel. Tras varios minutos de tensión, de cargante espera, por fin se supo quién es el ganador de esta quinta edición de La Voz: Alba.