Es Noticia

Laci Peterson y el «marido perfecto»: el atroz crimen que conmocionó a América

Lo que parecía ser un matrimonio idílico dio un giro radical el día que Laci desapareció sin dejar rastro

Laci y Scott Peterson
Laci y Scott Peterson
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

En diciembre de 2002 Laci Peterson, a punto de dar a luz a su primer hijo, despareció. Su marido, Scott Paterson, se apresuró a dar aviso a la policía y los medios norteamericanos pronto se hicieron eco del suceso. Laci y Connor, nombre de su bebé no nato, se habían esfumado sin dejar rastro y los dispositivos de búsqueda no lograban localizar a una mujer que, a sus ocho meses de gestación, no podría haber llegado muy lejos. Aunque más pronto que tarde todas las miradas apuntaron al marido, lo cierto es que Scott Peterson tenía (o al menos lo parecía) una coartada creíble. En el momento de la desaparición de su esposa Scott había estado pescando en una zona boscosa y, según su relato, se percató a su vuelta de la desaparición de su compañera.

La intensa búsqueda, relatada en directo por los medios de comunicación norteamericanos, dio meses después con el cuerpo sin vida de Laci en lo que, a partir de ese momento, se convirtió en uno de los crímenes más crueles de la historia de EE.UU. El cadáver de la joven aparecía separado del de su hijo, Connor, que fue hallado a cinco kilómetros del lugar en el que Scott Peterson había indicado estar pescando el día del suceso.

Aunque al principio Scott Peterson había mostrado en los medios un rostro de esposo perfecto, poco a poco las pesquisas de la policía fueron desdibujando el relato del marido de Laci, que había tenido varios escarceos amorosos en los meses anteriores al crimen. Fueron, precisamente, las infidelidades las que llevaron a los agentes a situar a Peterson como principal sospechoso. Una de sus amantes, de hecho, llegó a asegurar ante los investigadores que el hombre le había asegurado que llevaba un tiempo viudo. Peterson fue detenido y el 16 de marzo de 2005 sentenciado a pena capital, que aguarda a día de hoy en el corredor de la muerte de la prisión de San Quintín, California.

De marido modelo a condenado a muerte

Este domingo DKISS analizará a las 22.00 horas todos los cabos sueltos de unos crímenes, los de Laci y Connor Peterson, que a día de hoy continúan siendo toda una incógnita. Aunque todos los indicios apuntaron siempre a Scott Peterson como responsable único de la muerte de su mujer y su hijo, lo cierto es que la falta de evidencias forenses y pruebas claras en los cuerpos localizados han hecho que, a lo largo de los años, los abogados del condenado hayan luchado por salvar a Peterson del destino fatal. Scott, el esposo perfecto de vida idílica, ocultaba en realidad varias relaciones extramatrimoniales y un compendio de mentiras que le situaron siempre en el centro de la diana de los investigadores, aunque siempre sin pruebas claras.

La autopsia que los forenses efectuaron al cadáver de Laci jamás pudo determinar la culpabilidad del marido. El cuerpo sin vida de la joven, de 27 años, se encontraba en un avanzado estado de descomposición en el momento de su hallazgo y jamás pudo establecerse una prueba determinante que involucrara a Peterson fuera de toda duda. Ello, unido a la aparición de varios testigos que afirmaron haber visto a la joven poco después de su desaparición, sembraron de dudas la detención de Scott Peterson, que todavía hoy aguarda en California la inyección letal si nada cambia el relato de los hechos.