ES NOTICIA EN ABC
«Fariña, el narco gallego»

El juez José Antonio Vázquez Taín, sobre «Fariña»: «Se queda corta. Donde dicen cientos, eran miles»

Antena 3 somete a debate el primer capítulo de la ficción con la presencia del autor del libro, Nacho Carretero

Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

El primer capítulo de «Fariña» dejó claro que hubo tres nombres que destacaron más que el resto en el narcotráfico gallego: José Ramón Prado Bugallo –conocido como «Sito Miñanco»–, Manuel Charlín Gama y Laureano Oubiña.

«Sito Miñanco» fue el máximo exponente del narcotráfico en la Galicia de los 80, por lo que fue condenado a 20 años y 3 meses de cárcel por delitos contra la salud pública. Estos días se le juzga en la Audiencia de Pontevedra por blanquear 10 millones de euros en propiedades junto a su primera mujer y la mayor de sus hijas. Él, que ahora tiene 62 años, se declara inocente. Sin embargo, Manuel Charlín Gama fue condenado a 20 años de cárcel por transportar 600 kilos de cocaína desde Colombia y a 13 años por blanqueo y delito contra la hacienda pública. Su familia comenzó con el estraperlo de cobre y penicilina durante la dictadura, y después se pasaron al llamado 'Winston de batea' de contrabando. Uno de los mayores golpes policiales les supuso perder 58 propiedades valoradas en 12 millones de euros. Hoy tiene 86 años y salió de la cárcel en 2010. Por su parte, Laureano Oubiña ha pasado 20 años preso, llegando a cumplir íntegras tres de sus cinco condenas sobre todo por delitos relacionados con el contrabando de hachís. Con 17 años ya se dedicaba al contrabando de gasoil y llegó a acumular tanto dinero en metálico que lo almacenó hasta en cajas de tomates.

Pero ¿realmente ha conseguido la ficción de Antena 3 retratar el narcotráfico gallego de los años ochenta y noventa? Para analizarlo, la cadena sometió a debate el primer capítulo –bajo el título «Fariña, el narco gallego»– en un coloquio moderado por Esther Vaquero y que contó con la presencia de expertos y protagonistas como el autor del libro, Nacho Carretero; la presidenta de Erguete, Carmen Avendaño; el ex comisario de la UDYCO de Galicia, Enrique Leon; el juez José Antonio Vázquez Taín; la abogada penalista Bárbara Royo; y la periodista María Jamardo.

El más satisfecho con la adaptación del libro fue Nacho Carretero: «Una maravilla. Creo que se captura muy bien sobretodo la atmósfera de esa Galicia». «España necesita series como esta que les digan qué pasó y lo que sigue pasando», añadía el juez José Antonio Vázquez Taín. Sin embargo, fueron muchos los apuntes que aportaron los asistentes al debate sobre la serie. «Plasma muy bien ese ambiente asfixiante, pero se ha quedado muy corta. Donde se hablan de ciertos, hay que hablar de miles. Hablamos de miembros de una organización con bases en Bélgica y contactos en Suiza. El hachís se enviada por toneladas a Holanda. No fue tan localista como se muestra, pero es muy difícil retratar el mundo del narcotrafico si no hay una sentencia que te respalde. Cualquier cosa que no se haya sentenciado en los juzgados, va a suponer una querella», añade Vázquez Taín.

A Carmen Avendaño, presidenta de Erguete, lo que más le ha chocado de «Fariña» es su violencia. «Nosotros vimos el problema a través de nuestros hijos. Vimos como se iban destruyendo, pero nunca pensamos que hubiera esa violencia», aseguraba. «Aunque si te pones a pensar sí que hubo mucha gente que desapareció», añadía.

Sin embargo, la más dura fue la abogada penalista Bárbara Royo: «Como ficción me parece muy entretenida. Otra cosa es si pensamos en si hay datos reales o no. En mi opinión, no se ajusta a la realidad». La abogada penalista no dudó en razonar la causa del secuestro: «Si hay datos que no se ajustan a la realidad, lo normal es que haya una demanda y se plantee el secuestro del libro». Pero fue el ex comisario de la UDYCO de Galicia, Enrique Leon, quien el defendió de esas acusaciones: «Puede tener inexactitudes en fechas o localizaciones, pero consigue reflejar la realidad de esa época. Parece que estamos hablando de personas que no rompieron un plato y solo hay que ver sus condenas».