ES NOTICIA EN ABC

Chester Juan Carlos Quer sobre el asesino de su hija: «No es un ser humano, es un error de la naturaleza»

El padre de Diana Quer contó en «Chester» que quiso «ver en persona los últimos ojos a los que miró mi hija»

CUATRO
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

«Chester», el programa de entrevistas presentado por Risto Mejide y que se emite en Cuatro, sentó este domingo en su sillón a Irene Villa y a Juan Carlos Quer, cuya hija Diana desapareció en 2016 y su cuerpo no se encontró hasta un año más tarde. «Yo no soy nada más que un padre que ha perdido a su hija en las peores circusntancias. Solamente estoy aquí por mi hija, para dar sentido a esta tragedia», aclaró nada más comenzar la entrevista.

«Vamos a hablar del perdón», le dijo Risto, «¿hay perdón para los malvados?». Quer le respondió que «para que haya perdón tiene que haber arrepentimiento sincero del daño tan brutal que se puede hacer a un inocente y, de momento, en este individuo, por calificarlo de algún modo, eso no se ha cumplido». Recordó también que quiso «ver en directo a esa persona, y por eso asistí al acto de la imputación, porque quería ver los últimos ojos que vio mi hija. No fue capaz de ni levantar la cabeza del suelo. En ese momento ese individuo estaba indicando a sus padres que vendiesen entrevistas a 10.000 euros y diciéndoles que en siete años estaría fuera».

Risto quiso sarle más jugo a ese momento: «¿Qué buscabas en esa mirada?». El padre de Diana le explicó que «quería ver qué había detrás de esos ojos, y vi que no había nada». No se quedó ahí, sino que además aseguró que «esta persona no es un ser humano, es un error de la naturaleza».

El presentador repasó lo sucedido en agosto de 2016 en A Pobla de Caramiñal, donde desapareció la joven. «Me llamó mi hija para decirme que Diana no había vuelto a casa», recordó Juan Carlos, «y yo ya fui consciente de que algo había pasado porque Diana no era así». En un primer momento se sintió esperanzado sobre el desenlace del accidente, «pero cuando transcurren dos o tres días ya te pones en lo peor. Esperas un milagro, pero el sentido común a partir de la semana te hace pensar que el desenlace no va a ser bueno».

Casi dos años después de que Diana desapareciese, a finales del 2017 Juan Carlos recibió una llamada de un Guardia Civil: «Me llamaron a las cuatro y media de la madrugada. Es una llamada que ya estás preparado para recibirla. Y me dijeron con la voz entrecortada, en medio de un silencio sepulcral: ‘Ya tenemos a Diana con nosotros”», contó. Luego le explicó a Risto que «casi dos años de desaparición genera un dolor brutal. Te preguntas dónde estará, qué le habrá pasado...No lo olvidaré jamás».

Risto le preguntó entonces por el tratamiento mediático del caso de su hija y el morbo en el que incurrieron muchos periodistas. «Al dueño del medio en el que apareció la foto del cadáver de mi hija le diré que su minuto de gloria lo llevará en la conciencia toda la vida, por el daño adicional que nos ha generado. Por humanidad, no debería haber consentido eso». Quer criticó que «los medios, cuando no tienen titular, necesitan vender como sea. A esos medios la realidad les ha puesto en evidencia y debería pedir perdón, porque no todo vale».

Para tratar este tema llegó a «Chester» el periodista Paco Lobatón, que presentó «Quién sabe donde», un programa sobre personas desaparecidas. «Durante una desaparición la prioridad absoluta debe de ser localizarla, y eso no ocurrió don Diana», reconoció el periodista, «hubo medios que derivaron a un planteamiento morboso, arrasando la intimidad de la familia y de la joven».

Ahora Juan Carlos se dedica a luchar para que no se derogue la prisión permanente revisable. «Hay que establecer la certidumbre de que antes de que se les ponga en libertad o de que se aplique un tercer grado penitenciario, este tipo de individuos estén rehabilitados de modo efectivo. Si no, no deben de salir. Por sentido común. Cualquier podría haber recibido la llamada que recibí yo porque estamos poniendo en libertad a personas que constituyen un riesgo».