ES NOTICIA EN ABC

Jorge Javier Vázquez «propone» presentar otra vez las campanadas junto a Isabel Pantoja

El presentador y la cantante despidieron 2011 en Telecinco junto a Kiko Rivera

Jorge Javier Vázquez e Isabel Pantoja
Jorge Javier Vázquez e Isabel Pantoja - TELECINCO
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

El «culebrón» del clan Pantoja en Telecinco sigue viento en popa con nuevas tramas en Telecinco. Antes de la intervención de Dulce –la exniñera de Chabelita– en «Sábado Deluxe» hace dos días y la (segunda) llamada de Isabel Pantoja a televisión en poco más de una semana –ayer entró en directo en el debate de «Gran Hermano VIP» para hablar por teléfono con su hija–, el pasado viernes 21 «Sálvame» continuó explotando la intervención de la tonadillera en el programa una semana antes.

El programa de Telecinco se desplazó a Valencia para mostrar en directo la reaparición pública de la cantante en un evento promocional en caso de que le dedicase algunas palabras a su hija. Pantoja, sin embargo, evitó hablar con los medios de comunicación; algo que provocó cierto malestar entre los colaboradores de «Sálvame».

Fue durante esa misma tarde, entre una y otra conexión en directo con el reportero desplazado, cuando Jorge Javier, en su habitual tono socarrón, se dirigió al director del formato: «He pensado, David [Valldeperas], que este año podíamos dar otra vez las campanadas, ella y yo». Una imprevista declaración que arrancó el aplauso del público. «He pensando que el reencuentro debería ser la noche de las campanadas». «Los dos solos», comentó María Patiño. «Y Chabelita», añadió Chelo García-Cortés.

Corría 2011 cuando Telecinco apostó por Jorge Javier Vázquez, Isabel Pantoja y Kiko Rivera como presentadores de las Campanadas desde la Puerta del Sol en Madrid. Un evento que marcó récord de audiencia: 3.266.000 espectadores y el 22,1% de cuota de pantalla.

La decisión de Telecinco de otorgarles la oportunidad de despedir el año se produjo después de que Kiko Rivera participase ese mismo año en «Supervivientes» –y abandonase tras 35 días de concurso– e Isabel Pantoja acudiese al plató a recibir a su hijo y, de paso, se reconciliase con el presentador.