ES NOTICIA EN ABC

Israel blinda Tel Aviv para un certamen de Eurovisión al alcance de los cohetes palestinos

El estado ha desplegado un escudo anti misiles al sur de la ciudad como medida preventiva ante el posible lanzamiento de proyectiles de larga distancia

REUTERS
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

Israel blinda Tel Aviv en vísperas de la gran final de Eurovisión que tiene lugar tan solo una semana después de la peor escalada de violencia en Gaza desde la guerra de 2014. Apenas 80 kilómetros separan la ciudad costera de una Franja en cuya frontera el Ejército ha reforzado su presencia. Israel ha desplegado además el escudo anti misiles al sur de Tel Aviv como medida preventiva ante el posible lanzamiento de proyectiles de larga distancia por parte de unas milicias palestinas que han demostrado tener un arsenal con capacidad de alcanzar la sede de Eurovisión 2019. Esta capacidad parece que fue clave para que el primer ministro, Benyamin Netanyahu, pidiera al Ejército que acelerase las operaciones para alcanzar un tregua antes de que comenzaran los fastos eurovisivos, según informaron los medios locales.

Lo miles de visitantes que acuden al certamen perciben a simple vista el fuerte despliegue policial por tierra y mar en el que toman parte más de 20.000 agentes de Policía, pero no lo que ocurre en la verja de separación de Gaza. Allí, según informa «The Israel Times», el Ejército ha hecho más estrictas las normas de enfrentamiento con el objetivo de «mantener la situación en calma» hasta que pase el festival. El diario israelí informa de que los mandos han pedido a sus hombres que actúen «de forma juiciosa» y ordenado que solo se use fuego real «en caso de que sus vidas estén en serio peligro».

En caso de tener que apretar el gatillo, los soldados necesitarán la autorización directa de sus mandos. En el último año Israel ha matado a más de doscientos manifestantes en las protestas semanales de la Gran Marcha del Retorno. Este cambio en las normas se pudo percibir durante las protestas del día de la «nakba», la jornada en la que los palestinos recuerdan la catástrofe que supuso para ellos la creación del Estado judío, en la que hubo sesenta heridos, pero ningún muerto. Unas cifras que no tienen nada que ver con jornadas anteriores.

Israel destinará 5,6 millones de dólares (5 millones de euros) a seguridad, según la cifra ofrecida por Sharon Ben-David, portavoz de la radio televisión israelí, lo que significa un incremento en esta partida en comparación con ediciones anteriores. Es un tema que los organizadores no quieren que se aborde en las ruedas de prensa, pese a las preguntas que formulan a los artistas la prensa acreditada para seguir el evento.

La amenaza del boicot

Además de la amenaza de los cohetes de Gaza, que se han conseguido frenar gracias a una tregua temporal con Hamás y a un leve aligeramiento del bloqueo, los israelíes se enfrentan a los activistas del movimiento BDS (que responde a las siglas boicot, desinversiones y sanciones), que después de desarrollar una campaña mundial llamando al boicot, podrían tratar de sabotear la gran cita del sábado.

El portavoz de Exteriores, Emmanuel Nahshon, declaró al diario «The Guardian» que se prohibirá la entrada al país de aquellas personas que no respeten la ley, incluidos los que defienden el boicot al Estado judío. El BDS nació en 2005 con el objetivo de presionar de forma pacífica a Israel «hasta que cumpla con la legislación internacional« y acabe con »la ocupación y colonización de las tierras ocupadas en 1967», tal y como recoge la web oficial de un movimiento que las autoridades consideran una gran amenaza.