Es Noticia

El Hormiguero Paz Padilla rompe a llorar en directo al recordar a Chiquito de la Calzada

La cómica abandonó los pasillos de Telecinco para visitar el plató de «El Hormiguero» y hablar de la comedia «Desatadas»

Paz Padilla, en el plató de «El Hormiguero» - ANTENA 3 / Vídeo: Vea las mejores frases de Paz sobre Chiquito
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

Paz Padilla salió de los pasillos de Telecinco por un día para visitar el plató de «El Hormiguero» y hablar de la comedia «Desatadas». La cómica y presentadora está triunfando en el Teatro Capitol de Madrid con la obra de Félix Sabroso, estrenada el pasado 12 de enero y que, antes de salir de gira, podrá verse hasta el próximo 8 de abril.

«Mira, Pablo, yo es que ahora soy fitness», confesaba la cómica. «Hago gimnasia, pesas, culturismo... Me pongo fuerte y desahogo. Estoy haciendo ahora todo que no hice en el colegio», continuaba. «¿Pero tomas proteínas, hidratos y todo eso?», preguntaba Pablo Motos. No sabemos cuál ha sido la verdadera motivación de Paz Padilla para cambiar su rutina, pero sí nos hacemos una idea de cuál es uno de los alicientes que le hacen ir al gimnasio todos los días. «Mi gimnasio están lleno de policías. Están que te mueres y muchos entrenan sin camiseta», aseguraba entre risas. De hecho, un día Paz Padilla, invitada por el jefe de los policías, entrenó con ellos. «Eran por lo menos 15 y, además, justo ese día me tocaba piernas, así que me fui con ellos. Lo peor es que me picaba más que el Cantábrico con ciclogenésis y por la noche no me podía ni mover. Había visto en Aliexpress un embudo para mear de pie y habría dado todo mi reino y un caballo por no tener que agacharme. ¡Qué agujetas!», contaba. «Yo no sé cómo los ladrones tienen cojones de robar», añadía.

Paz Padilla también contó algunas anécdotas de su viajes por todo el mundo como cuando un sinfín de chinos le pedían fotos por «ser muy guapa» o la muñeca vudú que se trajo desde Nairobi. Anécdotas aparte, Pablo Motos no quiso dejar pasar la oportunidad de preguntarle por su amigo Chiquito de la Calzada. «A mí me llaman por teléfono porque había ido a acompañar a mi cuñado a un casting. Voy a Antena 3 y me encuentro a un grupo de 15 cómicos. Teníamos que ver cómo encajábamos entre nosotros y allí estaba Chiquito», cuenta Paz Padilla justo antes de emocionarse al recordar a su amigo. «Era muy bueno, muy ingenioso y muy generoso. Él siempre tenía que estar de broma y había mucha gente que no le entendía del todo. De hecho, Sardá me pidió que me quedara en 'Crónicas Marcianas'», contaba

De la televisión al teatro

En «Desatadas», dirigida por Félix Sabroso, tres actrices (Paz Padilla, Natalie Pinot y Rocío Marín) interpretan diferentes situaciones metiéndose en la piel de distintos personajes que protagonizan situaciones reconocibles pero con un enfoque sorprendente. «He hecho una foto al cartel de la Gran Vía para enseñar en los hijos», contaba. Pero el reto al que se enfrenta Padilla cada día con cada función es otra: «Sin vestirnos ni caracterizarnos tenemos que representar a cinco mujeres».