ES NOTICIA EN ABC

El Hormiguero Santiago Abascal saca pecho en «El Hormiguero»: «Estoy orgulloso de que los "progres" rabien conmigo»

Este jueves empezó en «El Hormiguero» la ronda de entrevistas de Pablo Motos a los candidatos a la presidencia

ANTENA 3
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

Pese a las voces que llamaban a boicotear el programa, «El Hormiguero» contó este jueves con la visita de Santiago Abasbal, el líder de VOX. A un mes exacto de las elecciones, Pablo Motos ha inaugurado una serie de visitas de los principales candidatos a la presidencia sentando a la mesa a Abascal, el único al que nunca ha entrevistado.

«VOX existe, y lo que no sería democrático es no invitarles al programa», comenzó Motos su presentación, «en la gente que nos ve hay personas de todas las ideologías. Nosotros queremos escuchar a todo el mundo, y todos los candidatos nos han dicho que sí, menos Pedro Sánchez». Se trata de la segunda vez este año que el presidente del gobierno rechaza una invitación para ser entrevistado en «El Hormiguero».

Motos contó que habían hecho todo lo posible para que Sánchez se sentase en el plató para someterse a sus preguntas. Tras más de dos semanas de mensajes y llamadas sin respuesta, la mañana del jueves lograron hablar con la jefa de prensa del presidente, que les transmitió que no iba a ser posible que Sánchez fuese a «El Hormiguero». «Nos ofrecieron que viniese otra persona del PSOE, pero nos parece una falta de respeto a los otros partidos, a quienes les pedimos que vengan los cabezas de listas, que es a quienes la gente quiere conocer».

Ya entonces presentó a Abascal, que apenas pudo saludar a Motos antes de que llegase la publicidad. «Así arde un poco más Twitter», bromeó el presentador. «Eso está bien», respondió el político entre risas. Después del corte, el presentador arrancó bromeando de nuevo, preguntándole dónde había dejado el caballo.

«Vaya semanita me han dado con esta entrevista», reconoció Motos, «me han insultado como no me habían insultado en catorce años de programa». Santiago Abascal le respondió que llegaba «preocupado por ti, y por eso te he traído una cosa. Estos antiinflamatorios, porque te van a poner...». Tras las carcajadas pertinentes, Motos se lanzó al cuello en la primera pregunta.

«¿Te sientes representado cuando te llaman fascista o facha?». El político respondió sin titubear: «No, pero me siento orgulloso de ver cómo los progres rabian tanto conmigo». Motos le pidió que definiese qué entendía por «un progre», y Abascal explicó que entendía por «progre» aquella «persona de tendencia izquierdista que dicta lo que es políticamente correcto. Se ha pretendido establecer una superioridad moral de la izquierda para lograr cosas como estas, que se intente amordozar a personas que van a la televisión. Iglesias se dice comunista y nunca han pedido».

Motos le explicó que él «da más miedo que Iglesias». Abascal, muy tranquilo, le contó al entrevistador que «en la calle la gente no me dice cosas feas, y apenas tengo incidentes. Todos los días la gente me para y me da las gracias». Sobre las próximas elecciones, auguró que «va a haber un pacto PSOE-PP. El electorado de VOX es el más leal, porque hay gente cansada de los viejos partidos, que en el fondo están de acuerdo con todo. Nosotros decimos otras cosas».

Franco, aborto y cambio climático en «El Hormiguero»

A partir de ahí, Motos empezó con una batería de preguntas sobre los más diversos asuntos. El primero de todos, Franco. «Es una figura histórica, y que la juzguen los historiadores. VOX no tiene una posición sobre Franco, pero nadie tiene que venir a decirnos cómo mirar el pasado».

Quiso Motos abordar luego el problema migratorio, otro tema delicado en el que VOX ha destacado por sus polémicas posturas. «Somos partidarios de enviar al ejército a la valla de Ceuta y Melilla. Yo he hablado con los policías que están en el muro y que les lenzan cal y heces. Lo hacen personas desesperadas, de acuerdo, pero debemos defender a los españoles». Sobre los "menas" dijo que habría que «expulsarlos» y le contó a Motos que «tenemos la intuición de que los inmigrantes delinquen más, aunque es difícil probarlo».

Motos continuó con su estrategia incisiva, preguntándole a Abascal por la época que pasó viviendo de «un chiringuito» de la Comunidad de Madrid. «Yo he evolucionado», reconoció el político, «y ese no es el momento del que más orgulloso me siento de mi vida». Motos quiso saber si alguna vez había tenido un trabajo fuera de la política, y Abascal reconoció que «empleo fuera de lo público he tenido durante pocos meses».

Cambiando de palo pasaron al aborto, un tema en el que el entrevistador estuvo especialmente combativo. «El aborto se ha convertido en una práctica eugenésica y anticonceptiva», argumentó el candidato, «el Estado tiene que dar ayudas para que el aborto no se produzca. Nosotros eliminaríamos la ley de plazos».

Hablaron luego sobre los homosexuales, respecto a lo cual Abascal refirió que pensaba que «es preferible que un niño tenga un padre y una madre». De la ley de violencia de género dijo que «busca la criminalización del hombre y supone el fin de la presunción de inocencia». También tocaron el cambio climático, y el político contó que «cuando veo a los poderosos y a la extrema izquierda de acuerdo en algo quiero desconfiar, porque con la excusa del cambio climático nos restan libertad».

Finalmente, y ante el dilema que le planteó Motos, dijo que donaría «dinero al Amazonas antes que a Notre Dame, porque la obra de Dios es más importante que la del hombre».