ES NOTICIA EN ABC

El hormiguero El bonito detalle de Pablo Motos: le dedica el programa a su madre, fallecida esa misma mañana

La cantante Laura Pausini acudió a «El hormiguero» para presentar la reedición de «Hazte sentir más», su nuevo disco

Laura Pausini, junto a Pablo Motos en «El hormiguero»
Laura Pausini, junto a Pablo Motos en «El hormiguero» - ATRESMEDIA
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

«El hormiguero» llegó este martes por segunda noche en la semana a Antena 3 en una velada en la que el programa de Pablo Motos recibió la visita de la cantante Laura Pausini. La vocalista italiana acudió para presentar la reedición de su último disco, «Hazte sentir más», del que habló en profundidad en el espacio de Atresmedia. Ocurrió en una noche muy especial, pues al final del programa, Motos desveló que su madre había fallecido por la mañana.

Nada más personarse en el plató de «El hormiguero», el presentador mostró su admiración por el vestido de la cantante, negro y con remates rosas. «¡Qué bonito, qué buen gusto!. Hacía mucho tiempo que algo no me llamaba tanto la atención», reconoció Motos, que logró arrancarle así una sonrisa a la cantante en «El hormiguero».

A los pocos minutos de entrevista, Motos lamentó no haber podido asistir a uno de los últimos conciertos de la cantante italiana, al que estaba invitado. «Bueno... ¡pero lo puedo repetir para ti!», contestó Pausini, a modo de broma.

Tras ello, el presentador felicitó a la cantautora por el Grammy Latino que ganó el pasado mes de noviembre en la categoría de Mejor álbum vocal pop tradicional. Al mismo tiempo, exhibió el vídeo en el que la organización de los premios anunciaba el nombre de Pausini como ganadora. Cuando recogió el trofeo, la cantante no pudo contener su espontaneidad. «¡Coño! ¡No sé qué decir!».

Al escuchar el taco, tanto Motos como Pausini se echaron a reír. «¿Vas a recoger un Grammy y lo primero que dices es "coño"?», preguntó Motos, divertido. La cantante trató de defenderse. «Bueno, es algo que digo mucho también en Italia, donde no se reconoce la palabra», explicó en «El hormiguero», antes de confesar que la palabra fue censurada por la realización de los premios. «La señal televisiva va con dos minutos de retraso con respecto al directo... por lo que le pusieron un "beep" en el momento en que lo dije», confesó Pausini.

A continuación, y después de que Motos pidiese a la cantante que le enseñase alguna palabrota en italiano, la vocalista habló acerca de su éxito en España. En ese aspecto, no escatimó en elogios hacia nuestro país. «Aquí me siento muy amada, como adoptada. Todo empezó aquí, en España, cuando empecé en 1995. Aquí hay mucha gente que me conoce desde los noventa y estoy muy agradecida», reconoció Pausini en «El hormiguero».

Tras ello, y después de charlar sobre las relaciones familiares y acerca de su especial vínculo con su hija Paola, la cantante reveló una anécdota totalmente desconocida, protagonizada por su padre. «Cuando era joven, mi padre estaba muy pendiente de mí. Incluso demasiado. Un día, yo estaba con un chico con el que quedaba y estábamos aislados, cerca de donde viven mis amigas, para que no nos viera nadie. Y mi padre nos vio, pero se escondió en un seto. Entonces, el chico y yo nos besamos... y mi padre salió del seto. Y de repente me gritó: "¡Vamos! ¡A casa ya!". Yo tenía 19 años», desveló acerca de aquel momento tan embarazoso. «Habrá que verte a ti cuando a tu hija la den su primer beso...», le dijo Motos. «Pues le diré... ¡qué bien! ¡Bravísima!», contestó Pausini, entre risas, en «El hormiguero».

Al final del programa, tuvo lugar uno de los instantes más duros que se recuerdan en los últimos años en televisión. Motos despidió «El hormiguero» de una manera de lo más desgarradora: contando a su audiencia que su madre, Amelia, había fallecido. «Me quiero despedir y quiero... a ver si soy capaz de decirlo. Hoy le quiero dedicar este programa a mi mamá, que ha fallecido esta mañana», dijo, antes de ser consolado por Pausini y romper a llorar. «¡Para ella!», espetó Motos, antes de abandonar el plató en medio de un sonoro aplauso.