ES NOTICIA EN ABC

El Hormiguero Luis Fonsi y Antonio Orozco «cierran una historia» con la final de «La Voz»: «Me ayudó en un año difícil»

Los coaches de «La Voz» estuvieron en el plató de «El Hormiguero» hablando sobre su experiencia en el talent show de Antena 3

ANTENA 3
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

«El Hormiguero» recibió este martes a los cuatro coaches de «La Voz» con motivo de la víspera de la final del talent de Antena 3. A Luis Fonsi, Pablo López, Paulina Rubio y Antonio Orozco se les acerca la hora definitiva en la que tendrán que elegir al concursante que se hará con la medalla de oro del programa. A la gran final se unirán, además, invitados de lujo como Alejandro Sanz, Juanes, Manuel Carrasco o Sebastián Yatra o los asesores, David Bustamante, Miriam Rodríguez, Karol G y Antonio José.

«Qué poco queda para que pase lo más gordo del mundo en la televisión», empezó Motos, «¿tenéis esperanzas de que el ganador sea el vuestro o la vuestra?». Para López lo importante es que «ganen todos al margen de lo que pase con las posiciones, que se ganen un hueco en el corazón de la gente». Contaron que después de la final habría una gran fiesta, y el ganador tiene una rueda de prensa al día siguiente muy temprano.

«Cuando salís todos juntos de fiesta, ¿quién es el último en irse a dormir?», quiso saber Motos. «Nosotros últimamente no nos vamos a dormir», bromeó Orozco. «Es que él no se acuesta, se desmaya», puntualizó Pablo López. Este último desveló que en su casa, donde tiene un piano, suele convocar a sus amigos. «Mi casa es la más pequeña de la de los cinco, pero siempre me ha gustado tener a los colegas cerca. Ellos vienen a mi casa y hacemos música», contó el andaluz.

Motos quiso meter a Fonsi en la conversación: «¿Y qué tal estos de juerga?». Aunque la pregunta era para el puertorriqueño Paulina se metió de por medio para contestar. «Una noche, al principio del programa, salimos de juerga y dos desaparecieron y otros dos nos quedamos bailando. Aunque poco después uno de los dos se fue dejándome a mí con la cuenta». En ese momento Fonsi se levantó indignado: «¡No, no¡ De eso nada», negó el aludido entre risas, «yo vi una cuenta de 4.000 euros y no me había tomado ni un tequila». «Yo me fui pronto porque el día siguiente tenía que ir a la biblioteca a primera hora».

Luego Motos les recordó unas palabras de Pablo López, que declaró hace un tiempo que ganar un programa de televisión no le cambia la vida a nadie. «¿Qué consejo le queréis dar a quien gane "La Voz" para estar en el mundo de la música?», les preguntó el entrevistador.

«Yo creo que la verdad», contestó López, «si no eres de verdad, fin de la historia». Luis Fonsi recordó unas palabras que le dijo su padre cuando empezó en la música: «Tratar de tocar el cielo sin levantar los pies del suelo». Para Paulina lo importante es «ser leal con uno mismo y no dejar que nadie cambie tu esencia». El último en dar su opinión fue Orozco: «Lo mejor es que no escuche ningún consejo de nadie y haga siempre lo que crea que tiene que hacer».

Luego Motos recordó uno de los momentos más emotivos de esta edición de «La Voz», cuando Orozco le cedió a Fonsi una aspirante para devolverle el favor de haberle ayudado en «un año difícil». «Ahora voy a tirar una piedra contra mi propio tejado, pero si Fonsi fue capaz de cambiar mi vida estoy seguro de que sin duda es capaz de cambiar la tuya. Así que lo correcto, lo verdadero es que vayas a su equipo», dijo Orozco en su día. Fonsi, emocionado, recordó que esa concursante que le cedió «es María, la chica que ahora es mi finalista. Es bonito ver cómo se cierra esta historia».

Para cerrar la entrevista Motos les preguntó cómo había ido la convivencia estos últimos meses. «Hay días y días», tomó Paulina la palabra, «a veces el más pesadito es Pablo y otros días soy yo». Luego todos se quejaron porque, aseguraban, el sillón de Paulina en plató era el más cómodo de todos. «Yo para el año que viene me pido un asiento con minibar», zanjó Orozco con su sorna habitual.