ES NOTICIA EN ABC

El hormiguero La infatigable (y durísima) rutina diaria de Ona Carbonell

La condecorada nadadora española fue la primera invitada de la semana en «El hormiguero»

Ona Carbonell, junto a Pablo Motos en «El hormiguero»
Ona Carbonell, junto a Pablo Motos en «El hormiguero» - ATRESMEDIA
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

La nadadora Ona Carbonell, flamante ganadora de «MasterChef Celebrity», fue la primera invitada de la semana en «El hormiguero». La deportista visitó el plató de Pablo Motos para hablar de sus próximos retos profesionales y de sus expectativas para los Juegos Olímpicos de Tokio 2020.

La joven, que a sus 28 años lleva ya quince temporadas en la élite del deporte, se presentó en el programa de Antena 3 con su mejor sonrisa. Fue recibida al ritmo del icónico tema de Queen «We are the Champions». Desde el inicio de su entrevista en «El hormiguero», Motos quiso saber el tiempo que la nadadora le dedica al día a la natación sincronizada. «Muchas. Entre 8 y 9 al día», respondió.

«Antes me has dicho que cuando os metéis al agua, no se os arrugan los dedos...», dijo Motos. «Así es. ¡Somos inmunes! Somos más peces que humanos. Tenemos algo especial en la piel, después de tantas horas de cloros y piscinas», desveló Carbonell. «Hasta coméis en el agua... y lloráis», incidió el presentador. «Así es. Cuando no te sale algo y estás con una impotencia terrible, lloras ahí abajo. Y luego sales y te tienes que secar las lagrimitas», aseveró la nadadora.

Tras ello, la joven pasó a hablar sobre los problemas que ella y la gente de su gremio tienen al enfrentarse a algo tan básico como la gravedad. «Nos pasa como a los astronautas porque pasamos casi todo el día en ingravidez. Entonces, tenemos que crear immpacto en las articulaciones con otras actividades, para que haya gravedad. Muchas veces tenemos que salir a correr o saltamos a la comba... aunque nos torcemos los tobillos», bromeó Carbonell.

«Presión, esfuerzo y tortura»

A continuación, Motos emplazó a su entrevistada a hablar acerca de su día a día. «Una rutina de presión, esfuerzo y tortura», opinó Motos. Entonces, la joven se prodigó. «Me levanto a las 6 de la mañana todos los días para ir a entrenar. Luego, entrenamos de 7.30 a 13, comemos y después volvemos, como de 15 a 19. Y después, tenemos que ver a los fisioterapeutas. Es decir, que estamos todo el día con ello», expresó la joven, que incidió en que, en ocasiones, también tienen que hacer otras actividades. «A veces hacemos ballet, flexibilidad, yoga, pesas, baile... intentamos hacer cosas diferentes, que nos saquen un poco de la rutina y del agua algún día, pero que también nos vienen bien», aseguró en «El hormiguero».

Instantes después, el presentador aplaudió el número que Carbonell y Andrea Fuentes hicieron en los Juegos Olímpicos de Londres 2012, por la que ganaron la Medalla de Plata. «Estuvimos tres años preparándolo. Además, yo no había ido a Pekín porque la presentadora no me cogió y llevaba ocho años preparándome para esos juegos», explicó la joven, que habló también del «peor momento» que se vive en la alta competición.

«Lo peor es cuando vas a salir a competir y tienes a todas tus rivales cerca, porque sabes que te juegas todo. Aunque una vez que te llaman, le pones ovarios y dices.. "¡Vamos a hacerlo bien!"», recalcó Carbonell, que aseguró tener que pasar «muchos controles» antidrogas al año. «Te obligan a estar siempre disponible, estés donde estés en el mundo. Siempre tienes que tener una hora diaria por si te requieren», recalcó en el programa de Motos.

Su «disciplina», como dijo Pablo Motos, sirvió a la joven para proclamarse ganadora de la tercera edición de «MasterChef Celebrity». «Fue una gran experiencia, aunque lo peor es estar tanto tiempo de pie. Me dolía la espalda, las rodillas y me tuve que poner plantillas. Allí, me di cuenta de que el de la hostelería es un mundo muy duro y es admirable que haya tantos profesionales que se dediquen a él», sentenció la nadadora.