ES NOTICIA EN ABC

El Hormiguero La embarazosa situación que vivió Debi Mazar durante el rodaje de «Arde Madrid»

La actriz estadounidense estuvo junto a Paco León en «El Hormiguero» para presentar «Arde Madrid», una serie sobre la vida de Ava Gardner en Madrid

ANTENA 3
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

Este martes «El Hormiguero» recibió la visita del actor y director Paco León, que llegó acompañado por la actriz norteamericana Debi Mazar para presentar la serie «Arde Madrid», que se estrena el 8 de noviembre en Movistar+. La serie, rodada en blanco y negro y de la que León es guionista, director y protagonista, recrea la vida de Ava Gardner durante los trece años que vivió en Madrid, en plena dictadura franquista.

«La serie está muy, muy bien», recibió Motos a sus invitados, «me he enganchado nada más empezarla». El presentador se dirigió primero a Debi Mazar, y le preguntó cuánto español había aprendido grabando la serie. La neoyorquina dijo haber aprendido unas cuantas expresiones bastante curiosas: «vete de aquí cagando la leche», «me he bebido tres botellas de whisky». Paco León dijo que supo que Mazar era su actriz para hacer de Ava Gardner desde la primera vez que la vio por una videollamada.

Acto seguido, Motos le preguntó al director por la veracidad histórica de la serie, especialmente por los espías que aparecen: «Eso no es exactamente así, es ficción. Pero Franco sí que espiaba, como en todas las dictaduras. Aunque no lo llamen espías, sino informadores. Y la casa de Aca Gardner era muy incómoda para el régimen porque pasaban muchos artistas y mucha gente de mal vivir».

Entonces el presentador se volvió hacia la estadounidense y le dijo que «me han dicho que me cuentes la historia del váter, y con detalles». Debi Mazar, riéndose, le contó una de las anécdotas más divertidas que vivieron durante el rodaje de «Arde Madrid»: «Hay una escena en la que yo estoy sentada en el baño e Inma (Cuesta) entra en mi cuarto y descubre a uno de mis amantes en la cama. Luego pasa a mi baño y me encuentra ahí sentada, fumando. Se supone que yo tengo mucha resaca y le pido unas pastillas. En ese momento, sin que yo me levante del váter, tenemos una conversación muy intensa sobre la vida, el amor, la libertad...».

El caso es que esa mañana Debi Mazar se había levantado muy temprano y no le había dado tiempo a pasar por el baño. «Al llegar, me tomé un café y empecé a fumar un cigarro tras otro y...¿qué quereis que os diga? Tuve que empezar a apretar un poco el culo porque estaba rodeada de veinte hombres, grabando...La situación fue difícil pero el final o fue dramñatico».