ES NOTICIA EN ABC

«El Hormiguero» El cruel dardo de Maribel Verdú a Santiago Segura

Santiago Segura y Maribel Verdú visitan el plató de «El Hormiguero» para hablar de «Sin rodeos»

Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

Santiago Segura y a Maribel Verdú se desplazaban hasta el plató de «El Hormiguero» para hablar de «Sin rodeos», una de las comedias más esperadas del año y que se estrena el viernes 2 de marzo. Para Pablo Motos es el mejor trabajo de Segura como director. «No lo tenía difícil», contestaba entre risas, aunque Segura no tardó en alabar el trabajo de Maribel Verdú: «Ella es una estrella porque hay muchas actrices que no son estrellas, pero ella sí». Pero Verdú le restó importancia al comentario rápidamente: «No soy una estrella, soy una actriz».

Sin embargo, Segura no dudó en confesar «el único defecto» de Maribel Verdú. «No le pidas que corra», aseguraba. «En 'El sueño de Tánger', Ricardo (Franco) me decía ‘corre bien’. No sé correr. nunca he sabido. De hecho, en «El laberinto del Fauno» corro, pero en primer plano. El resto de imágenes aparece una doble». Ante esta confesión Pablo Motos le pidió a Segura que la describiese: «No es exactamente una minusvalía, pero corre mal». «Menos mal que el montaje hace milagros», comentaba Verdú.

La película, protagonizada por Maribel Verdú y en la que el propio director de la película, Santiago Segura, se reserva también un papel, nos presenta a Paz, una mujer con una vida aparentemente perfecta pero que en realidad vive angustiada porque no se atreve a expresar sus sentimientos… Hasta que un día recurre a una extraña terapia que le hará decir absolutamente todo lo que piensa, sin ningún tipo de rodeos. En resumen, «Sin rodeos» veremos a una Maribel Verdú desquiciada: «Sus amigas, su marido, su jefe... Todo el mundo la ningunea porque ella no tiene carácter. Hasta que no puede más. Ese día va a un gurú del que no parada de ver publicidad. Me da una pócida y me desato. No dejo títere con cabeza», contaba la actriz.

Lo que no contó Verdú es que «de pequeña se cayó en la marmita de ese brebaje» o al menos eso piensa Santiago Segura: «Maribel no tiene mucho filtro». «Ojalá pudiera decir todo lo que me viene, aunque solo fuera por un día. Sería un suicidio», reflexionaba la intérprete. Sin embargo, Pablo Motos contó un ejemplo de que Verdú «no tiene filtro». «Estábamos en una comida y había mucha gente cuando uno de ellos dice 'yo soy cazador'. El cazador no se tiró por la ventana de milagro porque Maribel le dijo 'a mi no me gustan los cazadores y lo que sigue'», recordaba el presentador. Sin embargo, Segura tampoco lo tiene. «Nunca sé si me lo está diciendo en serio o de cachondeo, pero siempre dices lo que piensas, solo que entre risas», contaba Verdú.

El momento más tenso de la película fue cuando Maribel Verdú le quitó de la cabeza la idea de interpretar al marido de la protagonista, es decir, de Maribel. «Quería ser el marido y terminé siendo el gurú. Cuando ya sabía que le había encanta el guion, le cuento que quería interpretar al marido y me miró como si hubiese visto una cucaracha prehistorica. Soltó una carcajada y me dijo ''¿y el vecino?'. Al final fui el gurú», aseguraba Segura. Ahí llegaba el dardo de Pablo Motos a Segura: «Maribel Verdú no te quiere como marido ni en la ficción». «En mi defensa tengo que decir que casi al final del rodaje me dijo para la próxima somos marido y mujer», contestaba.