ES NOTICIA EN ABC

Hilario Pino: «Me daba rabia no poder presentar las grandes noticias por estar de baja»

-No se podía amortizar mejor su vuelta: el pasado lunes su informativo alcanzó el mejor «share» de los últimos dos meses.-Estoy contento con el recibimiento del espectador pero no creo que toda la

POR SARA CAMPELO
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

-No se podía amortizar mejor su vuelta: el pasado lunes su informativo alcanzó el mejor «share» de los últimos dos meses.

-Estoy contento con el recibimiento del espectador pero no creo que toda la subida tenga que ver con mi vuelta. En cualquier caso ese análisis de audiencia deberíamos hacerlo a largo plazo, no a una semana de mi regreso.

-Su ausencia desde el comienzo de temporada disparó la rumorología. Muchos le hacían en otra cadena.

-E incluso en otro país. Alguna amiga me llamó pensando que estaba en Estados Unidos. Pero no, estos siete meses he estado de baja por enfermedad.

-La cadena alegó «motivos personales» para justificar su retirada...

-Fue una explicación ridícula, pero ¿qué quiere que le diga?, yo no soy famoso, sólo presento el informativo y no me veía como Rocío Jurado convocando una rueda de prensa para anunciar mi cáncer.

-Usted es muy popular, ¿no pensaba que la audiencia le echaría en falta?

-Es que soy muy pudoroso, fíjese que hasta hoy jamás había concedido una entrevista a ningún gran medio. Un periodista tiene que hacer bien su trabajo, no hablar de él.

-Sin embargo no puede negar su popularidad: tiene guiñol y hasta le imitan los de «Homo Zapping». ¿Podría explicarlo?

-Quizá por eso, por que no me prodigo en la vida pública.

-Igual lo hacen para fastidiarle.

-No, me consta que lo hacen con buena intención.

-¿Cómo ha sido su vuelta a Telecinco?

-El recibimiento fue inmejorable, ni en el mejor de los sueños se me hubiera ocurrido pensar que iba a recibir tanto cariño por parte de los compañeros. Estoy absolutamente agradecido y pese a que ha sido muchísimo tiempo fuera de la cadena he vuelto con la impresión de que no me había ido.

-Un periodista como usted, ¿consigue «desconectar» alguna vez cuando no está en activo?

-En mi caso, sólo a medias ya que mi baja me ha impedido seguir la actualidad como si estuviese en el plató.

-¿Acaso ha recibido el tratamiento en el extranjero?

-No, he estado todo este tiempo en Madrid.

-¿Ha cambiado su perspectiva del trabajo desde su vuelta?

-Soy hombre de pocos aspavientos: seguiré luchando por hacer un buen informativo aunque me atrevería a decir que con más ilusión que nunca. Noto que he regresado con una fuerza extra y unas especiales ganas de hacer las cosas bien. Estoy tranquilo y sereno pero, a la vez, con unas ganas enormes de comerme el mundo.

-Estos siete meses han sido de lo más crispado. Confiese, ¿se ha alegrado algún día de no tener que «dar las noticias»?

-Al revés, no sabe la rabia que me daba no estar bien para contarlas. Cuanto más complicada es la historia, más aliciente.

-Una curiosidad, ¿siempre se llevan tan bien las parejas de los informativos como parece?

-Que haya química es importante, pero si no la hay, tampoco pasa nada. El espectador no tiene por qué darse cuenta. Siempre hay algo de interpretación.

-¿Se plantea volver a la radio?

-Me gusta mucho la radio y sería absurdo cerrarle las puertas a un medio tan fantástico.

-¿Le han tentado alguna vez con un programa que no fuera informativo en televisión?

-No he tenido ofertas concretas, solo sugerencias. Mi oficio es el de periodista.

-Ahora que no nos oye su jefe, Pedro Piqueras, ¿qué piensa de aquellos que cambian el telediario por el entretenimiento?

-Creo que casi siempre es un camino sin retorno, aunque depende mucho de qué programa hayas hecho.

-Vamos, que a usted no le veremos como a Picazo, presentando un «reality» en pantalón corto.

-Se lo puedo asegurar.