ES NOTICIA EN ABC

GH DÚO Isabel Pantoja, la inesperada (y emotiva) aparición en la final de «GH DÚO»: «Lo he pasado muy mal»

La madre de Kiko Rivera visita de manera sorprendente «Gran Hermano DÚO» en su última fase para apoyar a su hijo

GH Dúo: María Jesús Ruiz, ganadora de Gran Hermano Dúo

Kiko Rivera e Isabel Pantoja, este jueves en la final de «GH DÚO»
Kiko Rivera e Isabel Pantoja, este jueves en la final de «GH DÚO» - MEDIASET
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

Telecinco vivió anoche un momento histórico, y no fue la victoria de María Jesús Ruiz en GH Dúo, sino la visita a Guadalix de Isabel Pantoja. Al comienzo de la gala final del reality de convivencia Jordi González anunció que habría alguna que otra sorpresa y, desde luego, no defraudó. A la casa de la serranía madrileña acudió la tonadillera para visitar a su hijo, Kiko Rivera, finalista de la edición, y confirmar de viva voz que en breve partirá hacia la mediática isla de «Supervivientes».

Pese a que hace solo unos meses, en aquella recordada llamada a «Sálvame», la propia cantante aseguró que «no había ceros» en Mediaset para pagar una entrevista con ella, ahora la tonadillera es concursante de «Supervivientes» y volvió a la televisión por la puerta grande: nada menos que en la final de «GH DÚO» para pedir el voto para su hijo.

Nada más verse, ambos se fundieron en un sentido abrazo. «¡Ay mi vida, lo he pasado muy mal!», sollozó Pantoja, a lágrima viva. «No me llores, a mí tu no me lloras», trató de consolarla su hijo. «Yo he estado bien mamá. Al final esto es un concurso y esto tiene sus momentos. El Súper nos ayudaba siempre que estábamos de bajón. Son unos profesionales estupendos», reconocía Rivera en «Gran Hermano DÚO».

«Estoy alucinando»

Tras ello, Pantoja habló con su hijo acerca de su estancia en Guadalix de la Sierra. «Estoy alucinando, aunque la casa ya me la conocía de memoria de tanto verte. He visto que habían venido todos los familiares y yo no sabía si iba a venir o no. Ha sido todo muy rápido. Estoy feliz, pero como he convivido los tres meses que has estado aquí durante las 24 horas del día viéndote me siento como en casa», reconoció, antes de preguntar a su hijo por cómo se sentía al estar tan próximo a marcharse del «reality». «Uno siente pena y nostalgia, porque son tres meses aquí, pero también tengo ganas», afirmó Rivera, cuya relación con María Jesús Ruiz parece haber mejorado en los últimos días. «Hemos pasado una noche muy larga, aunque la convivencia ha sido muy agradable».

A continuación, Jordi González tomó parte de la conversación. «Esto no lo esperabas, ¿eh Kiko?», preguntó al «disc-jockey». «Es increíble. Esta visita lo es todo. Ella ha sido todo para mí. Mi madre, mi padre, mi amiga, la que me ha enseñado a ser como soy. Se lo debo todo», afirmó Rivera, emocionado, antes de que el presentador le hiciese a Pantoja la pregunta más esperada. «¿No tienes nada que contarle? ¿No has de contarle nada a tu hijo?».

Rivera vio venir la respuesta. «¿No serás la primera concursante de “GH VIP” del año que viene?», cuestionó. Se quedó muy cerca, pues la contestación correcta era «Supervivientes». «¡Qué bien te lo vas a pasar!», espetó el hijo de la cantante. «Aprovechad los pocos días juntos, porque tu madre se va dentro de nada», les aconsejó González. «La vida es así de justa, ella ha estado pendiente de mí las 24 horas y ahora me toca a mí», apostilló González.

Tras ello, Pantoja desgranó los motivos que le habían hecho embarcarse en «Supervivientes». «Yo he sido siempre una forofa de ese programa. Siempre me ha gustado. Me gusta el mar y verme en una isla era un sueño. Cuando mi hijo fue en 2011, a mí Jorge Javier me hizo una entrevista y le dije que me encantaría ir. Porque pesco divinamente. Nadie sabe que mi “hobbie” es pescar, aunque también habrá que hacer fuego. Voy a intentar dar todo lo que mi cuerpo sea capaz de dar», aseveró, entre el optimismo de su hijo. «¿Si será una buena superviviente? Lo lleva siendo muchísimos años, así que lo va a bordar». Pantoja refrendó sus palabras. «Para hacerlo bien en estos programas, hay que tener la cabeza muy bien amueblada. Y yo la tengo».