ES NOTICIA EN ABC

Gran Hermano VIP «GH VIP» arranca entre discusiones, sorpresas y amenazas de abandono

El reality show, capitaneado por Jorge Javier Vázquez, ha comenzado con 15 concursantes y una casa patas arriba

GH VIP ya tiene la lista de todos los habitantes de la casa de Guadalix

GH VIP arrasa en audiencia y MasterChef no es capaz de vencer a los habitantes de Guadalix

Mila Ximénez y El Cejas en la puerta de «GH VIP»
Mila Ximénez y El Cejas en la puerta de «GH VIP» - MEDIASET ESPAÑA
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

La noche del miércoles 11 de septiembre estaba marcada en el calendario por muchos seguidores de los realities. Era la elegida por Telecinco para dar el pistoletazo de salida la séptima edición de «GH VIP». Anunciando muchas sorpresas, algo más tarde de las 22.00 horas, Jorge Javier Vázquez entró en un plató que apenas había sido renovado con respecto al de la anterior edición. Sin embargo, sería lo único parecido que se encontraría en esta primera gala de «GH VIP». La casa, en la que los concursantes convivirán durante tres meses, estrenaba una distribución completamente nueva. El primero en pisar las nuevas estancias fue (también) la primera sorpresa de la noche: Antonio David Flores. El exmarido de Rocío Carrasco entraba sin que nadie se lo pudiera esperar, sobre todo después del perfil bajo que había llevado durante los últimos meses.

De hecho, en la casa lo primero que regaló la convivencia fue una dura disputa entre Antonio David Flores y Alba Carrillo, la segunda concursante en entrar a la casa. Aunque no habían pasado ni dos minutos desde que se saludaron, la tensión ya saltó por los aires. Todo se debía a que Alba Carrillo es íntima amiga de Rocío Carrasco. Hasta tal punto que, según aseguró Jorge Javier Vázquez, la colaboradora de «Ya es mediodía» estuvo a punto de cancelar su asistencia al programa. Aunque no era por Flores por quien no quería entrar, sino por Kiko Jiménez, el tercero en llegar a Guadalix de la Sierra.

Pese a que a priori parecía que Jiménez sería su gran enemigo, se convirtió en un aliado en dichos momentos de tensión; incluso parecieron llegar a un entendimiento. Y es que, a diferencia de la experiencia que compartieron en «Supervivientes», la vida parece algo más acomodada en «GH VIP».

Con la aparición de Mila Ximénez y El Cejas comenzaron las risas en la primera gala. Para poder acceder al programa, debían entrar por una gatera, algo a lo que la colaboradora de «Sálvame» se negó en redondo. Tanto fue que, tras cinco minutos de discusión con Jorge Javier Vázquez, accedieron a abrirle la puerta completa.

Poco a poco, fueron llegando más concursantes. La siguiente fue Noemí Salazar, la reina del brillo, que tuvo que entrar a la casa por el confesionario a través de los sucios conductos del aire acondicionado. Allí conoció a otra de las sorpresas de la edición: Gianmarco Onestini, un influencer que quedó segundo en la edición italiana de «GH VIP».

Después, llegaron el Maestro Joao y Adara. Apenas necesitaron unos minutos para protagonizar su primer desencuentro: ambos habían pasado por el corazón de Pol Badía y, aunque debatieron brevemente al respecto, no llegaron a ningún acuerdo. A la casa también accedió Dinio, que aseguró haber tenido más de 1.000 amantes. Habrá que esperar para ver si encuentra una más en el interior de «GH VIP» porque el galán asegura entrar en el concurso muy enamorado de su pareja. De momento, lo que dejó claro es que quería ir al baño nada más entrar en la casa.

Uno de los secretos de la casa fue desvelado: la habitación del pánico, un refugio en el que tendrán que vivir hasta que una especie de alarma de fallo de seguridad de la casa se arregle. «Las comodidades son limitadas porque estáis en una situación de supervivencia. Hay ocho camas y de momento sois diez. Todo está preparado para ocho, así que tendréis que compartir», les dijo Jorge Javier Vázquez.

Pero no son los únicos inconvenientes con los que van a tenerque lidiar: no cuentan con lavadora —aunque como no tienen ropa, no deben de preocuparse—, tienen una cocina portátil en el jardín, donde también disfrutarán de un grifo de agua (pero solo fría). Además, si quieren ducharse, tendrán que hacerlo con la ayuda de los aspersores, que saltarán una vez al día. «Yo me voy a mi puta casa mañana. Ya te lo estoy diciendo», advirtió Mila Ximénez.

Quién se encontró ya con la casa completamente revolucionada fue Hugo Castejón, que también tuvo que entrar por la pringosa trampilla del aire acondicionado. Allí, de nuevo, se reunió con Gianmarco, donde se toparon con una nueva sorpresa: ambos se quedarían encerrados en dicha sala sin poder salir hasta nuevo aviso, aunque acompañados de un kit básico (con orinal incluído).

Después, apareció Anabel Pantoja, cuya máxima preocupación era si el vestido le quedaba demasiado estrecho. A pesar de que intentó animar a su compañera Mila Ximénez, esta seguía empeñada en abandonar el jueves el concurso. La lista de concursantes la completaron Nuria Martínez, la actual «amiga especial» de Omar Montes; Irene Junquera, presentadora y colaboradora de televisión; y Estela Grande, la esposa de Diego Matamoros.

Con todos los integrantes dentro de la casa, se planteaba la organización con la que tendrían que pasar las primeras 24 horas de concurso. Con lo mínimo, y dos minutos y medio para recuperar el máximo número de pertenencias de las maletas, deberán de conseguir que el concurso no se les atragante desde su inicio. Habrá que esperar hasta la noche de este jueves para comprobar si podrán tener una convivencia algo más acomodada.