ES NOTICIA EN ABC

GH VIP La brusca reprimenda de Ana Rosa Quintana a Carlos Lozano

No se puede hablar a una mujer así. Ella, mucho más lista que tú, mantuvo la calma. Está muy mal lo que hiciste, Carlos. Yo no lo había visto, pero a mí me agrede tu actitud. Lo que tienes que hacer es hablar normal», le regañó la presentadora, después de su espectáculo con Mónica Hoyos

Imágenes de Ana Rosa y GH VIP
Imágenes de Ana Rosa y GH VIP
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

El espectáculo de GH VIP trasciende ya la dilatada franja que ocupa el reality en Telecinco. Filón de la cadena para levantar unas audiencias que ha vuelto a liderar en septiembre frente a Antena 3, todos los programas de Mediaset quieren aprovechar el buen estado de forma del programa para recargar pilas.

Así, Ana Rosa Quintana habló con Carlos Lozano, al que abroncó por el trato dispensado a la madre de su hijo, Mónica Hoyos, a la que acusó de llevar 14 años «jorobándole la vida». La visita del presentador de televisión a Gran Hermano VIP dinamitó la convivencia entre los concursantes, sobre todo de Miriam Saavedra y Hoyos, cuya enquistada enemistad sigue salvamizando el reality tras la salida de Isa Pantoja la semana pasada.

«Estoy triste. Pensaba arreglar algo pero al final se me fue de las manos. Ahí se ve a un Carlos destrozado, con mucho rencor dentro por todo lo que me ha pasado durante muchos años. Exploté», reconoció Lozano antes de sentarse en el plató de «El programa de Ana Rosa».

Ana Rosa Quintana, sin pelos en la lengua, no dudó en regañar a su compañero, asegurando que su actitud era impropia y, además, le dejaba en peor lugar: «No se puede hablar a una mujer así. Ella, mucho más lista que tú, mantuvo la calma. Está muy mal lo que hiciste, Carlos. Yo no lo había visto, pero a mí me agrede tu actitud. Lo que tienes que hacer es hablar normal».

El presentador le dio la razón a Ana Rosa Quintana, no sin admitir que había sido incapaz de contener la rabia que había ido acumulando durante años: «Aquí dentro hay una patata que se mueve. Y no me lo esperaba, pero cuando me ponen a una persona frente a otra que amo mucho, salto. No puedo con las mentiras ni con este culebrón. Anda que no ha habido veces que he dicho basta, pero ellas no quieren parar».