Es Noticia

De generar risas a pasar por una depresión: El declive de Ángel Garó

El humorista consiguió saltar a la fama en los noventa, pero con el paso de los años sus apariciones han ido disminuyendo

Ángel Garó en el palco de butacas antes de una de sus funciones
Ángel Garó en el palco de butacas antes de una de sus funciones - ERNESTO AGUDO
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

Ángel Paredes Hortelano (1965), más conocido como Ángel Garó, consiguió entretener a millones de personas en nuestro país durante los años 90 pero, con el paso del tiempo, terminó convirtiéndose en un «juguete roto» de la televisión, donde en los últimos años tan solo ha aparecido para narrar los pormenores de su vida privada.

El cómico, natural de la Línea de la Concepción (Cádiz), siempre tuvo claro que quería dedicarse al mundo artístico, por lo que se formó en arte dramático y encaminó sus primeros pasos hacia la televisión. Garó aparecería por vez primera en el medio catódico en 1989 imitando a Lola Flores en el programa de TVE «Pero, ¿qué es esto?» para, posteriormente, entrar por la «puerta grande» de la televisión española gracias a Narciso Ibáñez Serrador y su popular «Un, dos, tres... responda otra vez». En él, Garó entretenía al público con diferentes monólogos de humor que, en poco tiempo, le llevarían a alcanzar la gloria televisiva.

Cuando el programa de Narciso Ibáñez Serrador tocó a su fin, Garó encadenó apariciones televisivas en programas como «El semáforo», «Espejo secreto» o «Qué apostamos» pero, con la llegada del nuevo siglo, el cómico fue perdiendo la visibilidad mediática de la que gozó años atrás.

En lo referente a su vida íntima, el gaditano se caracterizó siempre por ser una persona celosa de su intimidad. Compaginó sus cada vez más esporádicos trabajos televisivos con el teatro e invirtió su fortuna en distintos negocios inmobiliarios y de hostelería así como en la combra de obras de arte.

Ángel Garó habla de su vida privada

En 2017 se hizo viral un video del actor saliendo al balcón de su casa en Málaga, aparentemente desnudo. Visiblemente molesto por el ruido de un camión de la basura bajo su balcón, Garó no dudó en gritar a altas horas de la madrugada y llamar la atención de algunos vecinos, que grabaron las imágenes en vídeo y posteriormente las enviaron a «Sálvame». Fue entonces cuando Garó volvió a convertirse en protagonista en nuestros televisores aunque por motivos muy diferentes a los de años atrás: su expareja y varios trapos sucios de los últimos años de su vida salieron a la luz en horario de máxima audiencia.

Ángel Garó comenzó entonces otra nueva ronda de platós televisivos, pero esta vez para desmentir todo esto. Afirmó que jamás había agredido a su entonces pareja, mientras recordó otras historias suyas del pasado. «He tenido muchos amantes maravillosos y muy famosos, y nunca me había encontrado con esto en mi vida», decía el humorista en «Sálvame». En estas entrevistas, se pudo apreciar otra faceta del siempre sonriente Garó, en la que se mostraba vulerable y se atrevía a confesar cosas de las que nunca había hablado. Entre los secretos que escondió durante años, se encontraba un episodio en el que pasó por una terrible depresión.

Ángel Garó en una autoentrevista en «Sábado deluxe»
Ángel Garó en una autoentrevista en «Sábado deluxe» - MEDIASET

Con «Sálvame», Ángel Garó volvió al ojo mediático y empezó a convertirse en un colaborador más del programa. Accedía a lo que el espacio le proponía. Incluso, el formato de las tardes de Telecinco le ofreció un pequeño espacio en el que poder ofrecer nuevos monólogos, con nuevos personajes, a la audiencia del programa.

Su estancia en Telecinco fue algo temporal y «Sálvame» no ha vuelto a contar con sus servicios en los últimos tiempos. Sin embargo, estas últimas semanas ha sido uno de los integrantes de la mesa de «Ven a cenar conmigo: Summer edition» en Cuatro. El cómico ejerció de anfitrión en su casa en Málaga celebrando, incluso, una fiesta en el ático para amenizar la velada.

Casa de Ángel Garó, en la que se aprecia parte de su colección pictórica
Casa de Ángel Garó, en la que se aprecia parte de su colección pictórica - MEDIASET

Gran parte de la colección artística de Ángel Garó estuvo a disposición del público, que la pudo contemplar en la Casa de la Juventud de Estepona (Málaga). Abrió en agosto de 2011, y en los cinco primeros meses recibió unos 5.000 visitantes. Sin embargo, según informó el pasado año el diario ElPlural, la exposición fue finalmente cerrada porque el Ayuntamiento de la localidad no la renovó al considerarla de «fiasco», según el diario.