Es Noticia

Fran González, el biólogo que ha reenganchado a España a «Pasapalabra»

El concursante que más programas ha estado en el programa de Christián Gálvez explica su experiencia

Christian Gálvez abraza a Fran, que acaba de completar el rosco - Mediaset
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

Fran González se ha convertido en un ejemplo para los grandes soñadores de España. Le ha costado casi diez meses de constante reto, pero al final lo ha conseguido: se ha llevado el bote de «Pasapalabra». «Fue un subidón de adrenalina», confiesa. El premio, el tercero más alto que ha repartido el programa de Telecinco, ha sido de 1.542.000 euros acumulados, y sabe en qué quiere gastarlo. «Voy a ayudar a mi familia para que estén con más holgura en lo económico. También quiero viajar a sitios como Japón o Grecia y seguir formándome, y me gustaría invertir algo en investigación y en causas sociales, a ONG que reman todos los días contracorriente y casi sin medios».

Los responsables de que Fran se haya hecho con el bote de «Pasapalabra» son sus padres. «Veo el programa desde siempre y un día me entró el gusanillo. Mis padres me animaban en casa hasta que un día dije: “Me da un poco de vergüenza, pero bueno, voy a presentarme”. Llamé al teléfono y fui al casting. Me salió bastante bien y me llamaron a los pocos meses para concursar. Ahí empezó la historia».

Para prepararse, Fran no fue a ninguna de esas academias en las que prometen una preparación digna del bote de «Pasapalabra». «Estuve un par de años analizando casi todos los roscos de la historia del programa. Me miraba las palabras raras para ver por dónde suelen tirar e intentar anticiparlo. Al final, además del conocimiento, también hay que tener una dosis de suerte», asegura.

A medida que iba superando programas, fue añadiendo palabras a sus apuntes: «Me di cuenta de que me preguntaban muchos apellidos con “z”, así que empecé a buscar». Y fue un apellido, su talón de Aquiles, el que completó el rosco: «Charles Renard. Leí sobre él en un libro de historia de la aviación. Tenía la intuición de que este señor inventó un dirigible, pero no estaba seguro de que fuese exactamente al que buscaban».

Ahora, el ya amigo de Christián Gálvez no se plantea cambiar de concurso. «Con Pasapalabra he tenido emociones suficientes de momento. En un futuro no sé qué haré». Lo que sí tiene en la lista de tareas pendientes es una «celebración por todo lo alto, pero la haré cuando termine el Máster de Virología que estoy estudiando en la Complutense».

Concursante de récords

Mientras Fran batía el récord como concursante que ha estado en más emisiones, con 168, «Pasapalabra» peleaba con «Boom» (Antena 3) por hacerse con el liderazgo de su franja horario. En la emisión en la que el asturiano se hacía con el bote, alcanzó el dato de audiencia más alto de su historia (26,2% de cuota de pantalla y 4.028.000 espectadores).

Parece que la cadena no quiere dejar marchar al que se ha convertido en una de sus figuras. «Ayer estrenamos “Academia de Pasapalabra” –una serie de programas especiales en los que también estarán otros 15 grandes concursantes–. Los enfrentamientos van a ser cardiacos porque aquí el nivel es muy alto. Animo a la gente a que lo vean porque lo van a disfrutar. No todos los días nos juntamos todas esas personas», concluye.

En defensa de Christian Gálvez

Tras diez meses compartiendo plató, Fran y Christian se han convertido en buenos amigos, tanto que el ganador de «Pasapalabra» no ha dudado en dar la cara por él en cuanto ha tenido oportunidad. «Nuestra relación ya va más allá del compadreo. Creo que vamos a ser amigos de esos que duran toda la vida. Es un tío al que aprecio mucho por todo lo que hace. Tiene una pasión por un tema determinado y es digno de admirar. Tener una pasión y dedicarse a ello es impagable. Eso tiene que estar por encima de todo mientras no se haga daño a los demás. Cada uno tiene que tener sus cosillas y ser feliz».