ES NOTICIA EN ABC

First Dates La tremenda ignorancia de dos comensales de «First Dates»: ¿Qué es un "feliche"?

El programa de solteros que presenta Carlos Sobera en Cuatro despidió la semana este viernes con tres parejas de lo más dispares

Iván y Jennifer, en «First Dates»
Iván y Jennifer, en «First Dates» - MEDIASET
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

«First Dates», el «dating show» sobre personas que buscan emparejarse despidió este viernes la semana en Cuatro. El programa que presenta Carlos Sobera vivió una velada de lo más intensa, en la que tres parejas se lanzaron a buscar el amor en la segunda cadena de Mediaset.

La química, no obstante, fluyó de manera diferente entre unos y otros. El programa ubicó a César, un inspector de ITV de 49 años, compartiendo mantel con Lidia, aunque la cosa no fue bien desde el inicio. «Te mentiría si te dijera que es mi primera cita», sentenció la mujer, que en un momento de la velada recibió una llamada en el teléfono móvil.

Un acontecimiento que molestó a César, que consideró una «falta de respeto» que la comensal contestara. Sin embargo, la noche fue transcurriendo y Lidia fue poco a poco ganándose al inspector. Hasta que llegó el momento de decidir si volverían a quedar tras «First Dates». «Yo tendría una segunda cita. Me parece una chica muy intersante y sonriente», señaló. Su entusiasmo, en cambio, no lo compartió la mujer. «Yo no la tendría. Eres una bellísima persona, pero no eres mi prototipo», espetó.

No fue mucho mejor la cosa entre Jennifer, de 33 años e Iván, de 32, la variopinta segunda pareja de la noche. Ambos declararon que esperaban verse «en un par de años» con pareja estable y la velada pareció iniciarse bien. «Creo que somos muy parecidos. Podemos compaginar», explicaba el joven, que fue franco en todo momento con su pareja. «Vivo con mi madre. Bueno, aunque tengo un piso, pero lo tengo alquilado, en Móstoles», explicó. Algo que no parecía un impedimento para Jennifer, aunque tampoco lo compartía. «Que viva con su madre me da igual. Pero sí que es verdad que creo que debería vivir solo»

Tras una cita «muy normal», como la definió Sobera, el momento más rocambolesco de la cena llegó cuando una de las tarjetitas de «First Dates» les emplazó a hablar acerca de sus «fetiches sexuales». Sin embargo, ninguno de los dos supo leerla bien. «¿Qué es esto? ¿Nuestros "feliches"? ¿Qué es un "feliche"?», se preguntaba Iván. Jennifer no tenía respuestas. «¿"Feliche"? ¿Será fichas o algo de eso, no?».

Iván personificó el desconcierto de ambos instantes después. «Hemos leído una tarjeta, pero no sé qué quiere decir "feliches"», afirmó con rotundidad a la cámara. Instantes después, llegó el momento de que ambos decidieran si querían o no una «segunda cita». El joven aceptó, pero Jennifer declinó el ofrecimiento de «First Dates». «Te veo muy bien como un amigo, pero nada más».

El amor, en cambio, sí que fluyó entre la tercera pareja. Con claro sabor andaluz, estuvo compuesta por Noelia, una onubense de 23 años y David, malagueño de 24. «Tampoco soy la típica que va buscando nada. Lo que me venga, pues bien», recalcaba la primera en su presentación. David, por su parte, no pudo ser más sincero. «He tenido muy mala suerte con las chicas. En el amor soy un poco pagafantas».

La cita fue muy bien entre ambos. Hablaron acerca de sus relaciones sentimentales y sobre temas de lo más íntimos. «Me operé del pecho hace un mes y medio, poprque no estaba contenta. Llevaba tiempo queriéndolo hacer y cuando he tenido dinero lo he hecho», confesó Noelia. «Bueno, si es que al final te tienes que sentir tú a gusto», recalcó David. El veredicto ante ambos estaba claro y no pudo ser otro: ambos volverían a quedar tras «First Dates».