ES NOTICIA EN ABC

First Dates La singular teoría de un comensal de «First Dates» sobre «las chonis evolucionadas»

Adrián dijo que buscaba a una mujer «bien vestida y a la moda pero con carácter choni»

CUATRO
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

«First Dates» lleva ya más de tres años recibiendo en su restaurante a decenas de solteros desesperados por encontrar el amor. Este jueves pasó por allí Adrián, un celador y estudiante zaragozano de 26 años que se presentó reconociendo que era «un romántico, aunque tenga este aspecto de tipo duro porque es lo que les gusta a las mujeres».

Sobera lo recibió en la barra y le preguntó qué tipo de mujeres solían gustarle. Adrián respondió que él defendía la «teoría de las chonis evolucionadas», algo que dejó descolocados al presentador y al camarero de «First Dates». Sobera le pidió que explicase en qué consistía esa teoría. «A mí a los 15 años me gustaban las chonis», explicó el zaragozano, «y ahora me gustan las chonis evolucionadas, que visten mejor y están a la moda pero tienen ese carácter choni».

Adrián defendió que «todas las chonis con las que he estado lo han dado todo por mí. Por eso me gusta ese carácter, pero con otro estilo de vestir». El presentador le preguntó si él se definía como un choni evolucionado, y el joven puntualizó que era «un pijo pelado: yo vestía bien pero tenía la esencia de cani, por eso busco a una choni evolucionada».

En ese perfil debía encajar Alba, una auxiliar de enfermería barcelonesa que se describió como «un poco payasa. Voy soltando paridas pero soy muy sociables aunque al principio soy tímida». A primera vista a Adrián le pareció que Alba encajaba en lo que buscaba. Ella también quedó satisfecha con su pareja y se sentaron a la mesa con buena sintonía.

Pronto descubrieron que los dos tenían inquietudes similares, principalmente la enfermería y los viajes. Se rieron mucho durante la cena y a Alba le gustó que «es parecido a mí porque está siempre de broma». La cita terminó por todo lo alto con los dos jóvenes besándose en el reservado. «Me gustas porque estás como una cabra como yo», le dijo Adrián. El desenlace fue el cantado y acabaron yéndose de la mano del programa.